Tips para aprobar la prueba ENARM

Prueba ENARM en México

Tips para aprobar la prueba ENARM

03.06.2019

Actualmente, en la prueba ENARM, solo 2 de cada 10 aspirantes obtienen un lugar. El Examen Nacional de Aspirantes a Residencia Médicas (ENARM) se realiza cada año. Esta prueba, permite a los médicos interesados en estudiar una especialidad obtener una vacante e incorporarse al campo profesional. Sin embargo, en México, dicha prueba se considera una de las más difíciles. En la edición de 2018 se registraron 46 200 aspirantes. De ellos, solo fueron aceptados 9 000 jóvenes. Dichas cifras demuestran que solo 2 de cada 10 interesados lograron su objetivo. De acuerdo con un artículo de Saludiario, no existe ninguna otra prueba con un índice tan alto de rechazados en México.

Por otro lado, existen un sinfín de rumores acerca de esta prueba académica. “Es imposible” “Usan bibliografías que nunca enseñaron en la facultad”, etc. El Dr. Víctor Manuel Encina, que logró el ENARM, ofrece una serie de consejos que podrían ayudar a lograr dicha prueba. Entre ellos se encuentran:

  • Debes de tener una mentalidad triunfadora en todo momento.
  • El ENARM es un examen complejo, pero no imposible, y cualquiera lo puede aprobar.
  • El mejor consejo para aprobarlo es poner atención en las clases a lo largo de toda la carrera de Medicina.
  • El ENARM no se basa en libros ni en cursos, sino en las Guías de Práctica Clínica que se pueden consultar en internet.
  • Como preparación, estudia mínimo 4 horas por día. Realiza descansos de 15 minutos de descanso por cada 45 minutos.
  • Empieza a estudiar para el ENARM al menos 8 meses antes del examen. Si empiezas antes, algunos temas se te van a olvidar. Si lo haces después, no podrás abarcar todas las especialidades.
  • Realiza simulaciones de examen cada semana, como por ejemplo el
  • Identifica los temas en los que tienes debilidad y pon atención especial en ellos.
  • El día del examen llega en las mejores condiciones físicas y mentales a la sede del examen.
  • Finalmente, recuerda que debes de tener confianza, pero no confiarte.