Terapia génica para combatir la adicción de cocaína

terapia génica

01.10.2018

Desde hace años se sabe que la enzima butirilcolinesterasa (BChE) destruye la cocaína en el torrente sanguíneo. Lo que ocurre es que esta sustancia no actúa rápidamente ni tampoco permanece mucho tiempo en la sangre para ayudar a los adictos.

Los investigadores modificaron el ADN de células madres de los ratones para que produzcan la misma enzima, pero 4.400 veces más potente. Para ello utilizaron la técnica Crispr/CAS9 (herramienta revolucionaria que permite corregir genes).

La enzima BChE puede degradar la cocaína. Pero debido a su corta vida media, inyectar BChE directamente en el tejido muscular tiene un efecto profundamente limitado, explica Ming Xu, el coordinador del estudio.

Para resolver este problema, recogieron células progenitoras primarias epidérmicas primarias de ratones recién nacidos y emplearon CRISPR para entregar BChE humano diseñado a las células.

La enzima se generaba en cantidades suficientes para neutralizar la cocaína, con lo cual se llegó a la conclusión de que la terapia génica cutánea, con uso de trasplantes de piel que estimulan la eliminación de la droga, podría ser un tratamiento para los adictos a la cocaína.

La terapia génica basada en trasplantes de piel y dirigida a combatir la adicción a la cocaína, así como el bloqueo de los recuerdos sobre la morfina o heroína, podrían convertirse en una realidad si los científicos logran ir más allá de los experimentos con ratones y se determina que estos innovadores métodos son aplicables también a los humanos.

Sin embargo, los procedimientos aún requieren más investigación y elaboración para ser reconocidos como tratamientos en la adicción a las drogas, los estudios en curso podrían representar los primeros indicios de una esperanza efectiva para poner fin a una dolencia que sigue cobrando miles de vidas.

Referencia: https://www.nature.com/articles/s41551-018-0293-z