Realidad virtual aplicada a pacientes con TDAH

TDAH

02.10.2018

La tecnología de la realidad virtual genera entornos tridimensionales donde se puede interactuar con la propia prueba, dando lugar a una sensación muy parecida a la que se puede encontrar en situaciones reales. Esto permite al usuario sumergirse en entornos tridimensionales interactivos que reproducen ambientes y situaciones reales, posibilitando así enfoques terapéuticos que inciden directamente sobre las limitaciones funcionales ocasionadas por los déficits neuropsicológicos

El actual desarrollo de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) está provocando un cambio trascendental en todos los ámbitos de la sociedad a una velocidad desenfrenada. Así se produce variabilidad en la forma de comunicarse, de organizarse, de trabajar, de divertirse, de buscar información, de relacionarse y, por ende, en la educación. en el ámbito de la orientación educativa, y más concretamente en la evaluación del TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) la innovación llega de la mano de pruebas de evaluación.

Las pruebas presentadas en soportes informáticos, como los CPT (Conners Continuous Performance), una alternativa a las pruebas de lápiz y papel que permiten evaluar atención sostenida y la inhibición conductual. Además, posibilitan la monitorización objetiva de los efectos terapéuticos. Estos han resultado eficaces para monitorizar el cambio asociado a tratamientos aplicados en TDAH.

El TDAH es uno de los trastornos que más se dan actualmente en niños y adolescentes. La gran problemática de este trastorno es que la definición que se da del mismo es muy extensa y controvertida. A veces pueden ser mal interpretados, ya que no queda definido el límite entre lo normal y lo patológico, y los síntomas van cambiando con la edad: las manifestaciones del TDAH cambian con la edad, y durante la adolescencia el trastorno llega a ser menos visible y más difícil de evaluar.

Además de ser un trastorno crónico, presentar unos altos índices de prevalencia y comorbilidad con respecto a otros trastornos, el TDAH puede tener consecuencias negativas tanto a nivel social como personal. La evaluación es un proceso serio que requiere tiempo para poder hacer un correcto diagnóstico o descartar la posible patología y se debe realizar como un proceso integral, donde colaboren varios profesionales.

Una vez que los servicios sanitarios correspondientes confirmen el diagnóstico y descarten o no otras patologías, el orientador del paciente valorará el tipo de necesidad específica de apoyo educativo, oportuna para cada caso, y si se requiere alguna necesidad educativa específica, se realiza la evaluación psicopedagógica correspondiente y el informe psicopedagógico donde se determina la intervención educativa, estableciendo los mecanismos de coordinación con la familia del paciente y el profesorado.

 

Referencia: file:///C:/Users/Medlab/Downloads/2017_TFM_Realidad%20virtual%20aplicada%20a%20la%20evaluación%20del%20TDAH%20en%20el%20Departamento%20de%20Orientación.pdf