¿Qué hacer cuando los pacientes no pueden pagar?

pacientes

¿Qué hacer cuando los pacientes no pueden pagar?

01.08.2018

La falta de solvencia económica conlleva a que los pacientes no puedan pagar cosas tan indispensables como la salud son un problema muy grave. Si no hay dinero; quizá venga la desesperación, ansiedad, preocupación y temor, sobre todo cuando “urge” la solución o la cura. En México un estudio reveló que el 90% de la población; no tiene suficiente dinero para pagar una enfermedad degenerativa como el cáncer, ya que el tratamiento es muy costoso.

Los médicos por naturaleza llevan lo humanitario por dentro, pero el salvar vidas no es su único objetivo. Como profesionales también son seres humanos con problemas financieros que solucionar. Existen muchos factores por los cuales un paciente no puede pagar su consulta o tratamiento médico.

Es verdad que el paciente va al doctor cuando se siente mal; por lo tanto, es el paciente el que sabe el costo de la consulta y extras. Aun así, existirá alguno que otro que quiera rogar por tu ayuda para que le atiendas y “te pague después”. En estos casos puedes valorar alguna de estas cuatro opciones:

1.- “Nos ganamos la vida con lo que recibimos, pero hacemos la vida con lo que damos” (John Maxwel). Como humano y profesional de la salud el propósito es poder ayudar, mientras el paciente no abuse de tu humanismo, está bien ayudarle con respecto al pago de la consulta.

2.- Busca opciones de pago que faciliten a tus pacientes la oportunidad de tener acceso a la salud.

3.- Recomienda si conoces alguna fundación o asociación que atienda casos donde la solvencia económica no sea un problema.

4.- A la hora de hacer la cita, aclárale a tu paciente el costo de la consulta y si dentro de ella existe otra clase de gastos como medicamentos o análisis en caso de ser necesario, recuerda que sobre aviso no hay engaño.

Según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Así, queda claro que más allá de patologías, la salud abarca diversos factores que intervienen en la calidad de vida de cada uno. Una persona sana, por tanto, sería aquella que disfruta de una vida plena y feliz a todos los niveles. Por esta y más razones el incentivar al paciente a cuidarse y a no dejar de lado la salud es importante.