Pruebas neurológicas de equilibrio y marcha

Los mareos fecuentes, una amenaza para la salud.

Pruebas neurológicas de equilibrio y marcha

01.02.2019

Las pruebas neurológicas de equilibrio y marcha para el paciente con mareos o trastornos del equilibrio; pueden ayudar a mejorar la calidad de vida del paciente.

Los trastornos del equilibrio se contribuyen a un conjunto de alteraciones neurológicas. El mareo puede significar vértigo siendo una sensación subjetiva, asimismo, puede presentarse en aturdimiento u otras sensaciones similares.

Estas pruebas neurológicas,  sirven como herramientas vitales y ayudan a confirmar o descartar la presencia de trastornos neurológicos u otras enfermedades; de las cuales se pueden señalar las de equilibrio y marcha.

Un ejemplo de ellas es la prueba de Romberg, creada originalmente para diagnosticar la mielopatía, específicamente la tabes dorsal. Este signo de Romberg es un indicador conocido por la dependencia visual que implica la pérdida de la propiocepción normal o de la función vestibular periférica. Esta prueba puede llegar a ser difícily sensible en lo referente al equilibrio, sobre todo si se solicita que el paciente se pare en posición de tándem con los ojos cerrados.

El examinador, debe observar si el paciente puede mantener esa postura durante varios segundos. Se considera que tiene muchas variantes debido a que su sensibilidad y especificidad son menos que excelentes. Sin embargo, aporta sensibilidad al examen neurológico.

Por otro lado, existe la prueba de Fukuda, en la cual se solicita al paciente que marque el paso en el lugar con los brazos extendidos y los ojos cerrados durante un minuto, mientras que el examinador observa si hay desplazamiento mayores de 200 hacia la derecha o la izquierda.

En el examen de la marcha se sugiere solicitarle al paciente que camine fuera del consultorio, mientras el examinador busca signos de disfunción del sistema nervioso central. Por ejemplo, pasos irregulares, cortos y balanceo asimétrico de los brazos. La prueba de Romberg de la marcha, evalúa la estabilidad postural durante una marcha de 5 m con los ojos cerrados.

Para obtener datos objetivos que reduzcan el diagnóstico diferencial de mareos, puede ser por medio de exámenes neurológicos y otológicos.

 

Referencia: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=93526