Prueba para detectar cáncer de esófago

Cáncer de esófago

Prueba para detectar cáncer de esófago

Detectar cáncer de esófago ahora es posible mediante una prueba llamada EsophaCap.  Así lo señala una publicación de la revista Clinical Cancer Research.  Este método ha sido elaborado por el doctor Stephen Meltzer y su equipo de trabajo. Los cuales contó con ingenieros biomédicos e investigadores clínicos.

Para realizarla se requieren de tres elementos: una cápsula, una cuerda y una esponja de tamaño prácticamente milimétrico. Esto hace que sea innovadora por su bajo costo, facilidad de elaboración y medición.

Esta prueba fue realizada en 94 personas durante el estudio y proceso de elaboración. Hubo un 100 por ciento de recuperación de esponjas de un 85 por ciento de participantes que lograron tragar la cápsula. Después de la prueba se realizó una endoscopia que no reveló sangrado, dolor, trauma u otras reacciones adversas.

Tiene una manera práctica y sencilla de realizarse, según la publicación. Esta prueba consiste en que la persona trague una cápsula que tiene una larga cuerda en su interior. Cuando dicha cápsula viaja desde el esófago hasta el estómago, el recubrimiento de la cápsula se disuelve para dar paso a una esponja de poliuretano de 2 centímetros. Esta se encuentra todavía unida a la cuerda, la cual todavía cuelga de la boca del paciente. Luego de esto, el médico hala con suavidad la cuerda con el objetivo de llevar la esponja desde el estómago hasta el esófago y la boca del paciente.

Posteriormente la esponja se impregna con material genético presente en todo el tracto de esta área del cuerpo. Al final, el médico tira de la cuerda una última vez para que la esponja estalle sobre el músculo esfínter superior del órgano. Así al salir la esponja, queda recubierta por el material genético que revela la salud esofágica del paciente. Después se envía la esponja a un laboratorio que realiza pruebas genéticas para comprobar la presencia de células cancerosas.

Este tipo de cáncer es asintomático y los afectados reciben atención cuando la enfermedad se encuentra en etapas avanzadas. Actualmente este padecimiento es responsable del fallecimiento de 400.000 personas alrededor del mundo.

“La detección temprana es la clave cuando se trata del cáncer de esófago. Los pacientes tienen una mejor oportunidad de tratarlo, o incluso de prevenirlo, si conocen su riesgo. Creemos que esta pequeña esponja puede brindar un examen fácil y barato a personas de todo el mundo”, asegura el gastroenterólogo Meltzer, quien también es profesor de Medicina y Oncología.