Protocolos de actuación sobre la ablación en España

Este acto actualmente afecta a mas de 17 mil niñas.

Protocolos de actuación sobre la ablación en España

Los protocolos de actuación sobre la ablación por profesionales sanitarios en España son cada vez más comunes. Esta práctica afecta a cerca de 17 mil niñas; y es de vital importancia que los profesionales de la salud; se encuentren preparados para atender a mujeres y niñas con mutilación genital femenina (MGF).

Actualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que existe un área de oportunidad; que revela la poca capacitación para reconocer y tratar las consecuencias negativas que ocasiona esta práctica sobre la salud.

Dentro de los protocolos de actuación sobre la MGF existen cirugías de reconstrucción de clítoris para tratar las secuelas. Se afirma que en Cataluña 97 mujeres se han sometido ya a esta operación.

Investigadores de la Facultad de Enfermería y Podología en la Universidad de Valencia realizaron un estudio con 321 profesionales sociosanitarios de atención primaria del departamento Clínico-Malvarrosa del Hospital Clínico de Valencia.  El objetivo de esta investigación fue analizar el grado de conocimiento, las actitudes y las prácticas de los profesionales sociosanitarios.

Los resultados de este estudio;  arrojaron que menos de un 10 por ciento conocía algún protocolo de actuación ante esta agresión. Tan solo el  22 por ciento identifica correctamente los diferentes tipos de mutilación y únicamente un 5 por ciento sabían en qué zonas geográficas sigue viva esta práctica y solo un 15 por ciento contestó haber recibido formación. La detección de casos fue fundamentalmente realizada por profesionales mayores de 35 años, mayoritariamente las matronas, pediatras y trabajadores sociales.

“Hay que seguir investigando para saber con certeza si esos resultados son extrapolables al resto de España”, señala Alba González Timoneda, líder de la investigación y profesora asociada. No obstante, su estudio es relevante porque indica que no todos los profesionales sociosanitarios de atención primaria han recibido la formación adecuada para tratar este problema en toda su dimensión.