Mejorar el diálogo para competir con tecnologías

En el estudio se destaca la necesidad de los padres y educadores.

Mejorar el diálogo para competir con nuevas tecnologías

Según el psiquiatra Fernando Sarráis es esencial mejorar el diálogo; para competir con las nuevas tecnologías a las que se enfrenta a diario el ser humano. Sarráis es catedrático de la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra; y autor del libro El Diálogo.

El especialista en Psiquiatría; subrayó que, de la misma forma que una persona necesita de un intérprete al interactuar con un individuo que no habla su mismo idioma; así sucede con las tecnologías en el caso de  los niños y jóvenes, pues se necesita un traductor que matice las palabras emitidas. Esta función debería ser desarrollada por padres y educadores.

En el estudio se destaca la necesidad de que padres y educadores perseveren en el uso de preguntas como; “¿Te sientes contento?, “¿Te has sentido bien?”.

La finalidad de este aprendizaje es; alcanzar un diálogo óptimo entre los interlocutores que fomente hacer sentir bien a las personas con las que se conversa, mayoritariamente familiares, amigos y compañeros.

Ante la nueva forma de comunicación; Serráis plantea que las nuevas tecnologías están desplazando el diálogo interpersonal cara a cara porque hacen que el usuario se sienta mejor que en el modo tradicional.

En ese contexto es necesario “replantearse cómo mejorar el diálogo para competir con estas nuevas tecnologías de comunicación», señala el psiquiatra que en su obra recoge estrategias y pautas para «un buen diálogo».

El estudio realizado por el psiquiatra hizo sugerencias entre relaciones laborales y sentimentales que ayudan a una mejor la relación interpersonal. En el caso de los cónyuges recomienda comunicar con frecuencia sentimientos positivos como: te quiero mucho, siento orgullo de ti, me siento apoyado y reconfortado por ti”.

Entre padres e hijos una actitud de escucha interesada, sinceridad, aceptación incondicional y respeto a las opiniones de los hijos, empleo de ideas razonadas, libertad, retroalimentación   afectiva.

En el caso de hijos adolescentes; es recomendable hablar poco y escuchar mucho. Las normas y multas son necesarias, y deben aplicarse en el momento oportuno. Sin embargo, los chantajes y amenazas afectan la relación intrafamiliar. En algunas ocasiones es mejor prestar más atención a los sentimientos de los hijos que a la conducta.

De igual forma, el especialista comentó que como regla general para un buen diálogo; «dar prioridad al otro, actitud humilde y sencilla, dialogar sobre temas preferidos del otro y una retroalimentación positiva».