Los tratamientos desconocidos de la historia médica

El cuidado de los pacientes siempre ha sido el objetivo.

Los tratamientos desconocidos de la historia médica

21.03.2019

Son innumerables los tratamientos desconocidos de la Medicina; puesto que la aplicación de tecnología y la ciencia han evolucionado de una forma descomunal. La principal finalidad de la atención médica siempre ha sido el cuidado de los pacientes en momentos de dolor o enfermedad.

A través del tiempo los procedimientos curativos y sus aplicaciones, además de estar basados en creencias y tradiciones, rayaban muchas veces lo barbárico y ridículo. Según un artículo publicado en Saludario, entre los prácticas que más destacan se encuentran el enema de humo de tabaco. Durante el siglo VXIII se comenzó la importación de tabaco a América; y con ella este peculiar tratamiento de la Medicina.

Diversos médicos longevos creían que colocar un instrumento para soplar humo de tabaco por el recto del paciente podría resucitarlo o aliviar la tifoidea, el cólera o graves dolores de cabeza.

Durante el siglo XVI, el Dr. Ambroise Paré introdujo a la Medicina el cortar las encías de los niños con un escalpelo. Este tratamiento tuvo gran afluencia y persistió hasta la primera mitad del siglo XX; el proceso de este tratamiento pretendía hacer cavidad para los dientes bajo la creencia que, de no hacerlo; se podría ocasionar la muerte del infante.

El uso de orina para blanquear los dientes no es estrictamente una práctica de la Medicina; sin embargo, esta tradición se mantuvo en la Antigua Roma durante mucho tiempo, bajo la creencia de que el amonio presente en la orina era capaz de erradicar las manchas en la dentadura con mayor facilidad.

La trepanación es el proceso de abrir un agujero en la cabeza del paciente. Es la cirugía más antigua de la que se tiene registro en el campo arqueológico. Este procedimiento fue usado durante siglos y su principal finalidad era aliviar y curar trastornos mentales.

Entre 1898 y 1910 la heroína se usó como medicamento para la tos. Se comercializó extensamente como un remedio que reemplazaba el opio que se había utilizado comúnmente hasta entonces. Sin embargo, años después, fue prohibida por las autoridades sanitarias al notarse sus potentes efectos de dependencia.