Los efectos secundarios de la quimioterapia

Los efectos a largo plazo se inician durante el diagnóstico.

Los principales efectos secundarios de la quimioterapia

05.04.2019

Según un artículo publicado en ELSEVIER; los principales efectos secundarios de las quimioterapias varían en cada individuo. Los “supervivientes” a un cáncer corren mayor riesgo de padecer un segundo cáncer primario; y otros efectos a largo plazo asociados con la salud física y mental.

La experiencia del cáncer puede influir en la vida social del superviviente; lo que incluye las relaciones personales, el ámbito laboral y académico. Generalmente los supervivientes a un cáncer sufren un deterioro general de la calidad de vida durante años después del diagnóstico y de la fase de tratamiento.

Los efectos a largo plazo se inician durante el diagnóstico y la fase de tratamiento del cáncer y se prolongan durante la fase de supervivencia. Los efectos secundarios surgen posteriormente del final del tratamiento primario del cáncer.

Las consecuencias secundarias de la quimioterapia incluyen astenia, menopausia prematura, disfunción sexual, neuropatía e insuficiencia renal. Los principales efectos secundarios de la radioterapia causan sensibilidad cutánea, astenia y linfedemas.

Los efectos tardíos causados por las dos dichas técnicas pueden originar cataratas, esterilidad, afecciones hepáticas, osteoporosis e hipotiroidismo.  Este tipo de efectos se asocian generalmente con el tipo de tratamiento recibido y con la afectación de diversos órganos.

Los efectos a largo plazo comienzan durante la fase de tratamiento y no se solucionan durante la fase de supervivencia. El deterioro cognitivo hace referencia a la disminución del rendimiento en el trabajo o en la escuela, sin embargo, también puede influir en el bienestar emocional y económico.

Los síntomas de depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático (TEPT) pueden persistir durante la fase de supervivencia. Los sentimientos de ira, tristeza, preocupación, culpa y desesperanza asociados a la situación del paciente son escenciales en aproximadamente uno de cada cuatro supervivientes a un cáncer.

Todo el entorno familiar puede sufrir sentimientos de decepción, preocupación y frustración. Los supervivientes pueden padecer un mayor aislamiento social; originado a los cambios en su función física y su situación laboral.