Los alimentos procesados, relacionados con calorías

Calorías

Los alimentos procesados, relacionados con ingerir calorías

Los alimentos procesados tienen relación con una mayor ingesta de calorías, así lo señala una nueva investigación, publicada en la revista Cell Metabolism.

Son uno de los principales impulsores de la obesidad. Además, de asociar el comer cierta cantidad de carbohidratos, grasa, azúcar, sal y calorías; la gente ganaba más peso con los ultraprocesados. Este trabajo compara las diferencias en el consumo de calorías y el aumento de peso; entre una dieta ultraprocesada y una no procesada.

El científico del, Sinc Kevin Hall afirma que su estudio es el primer ensayo aleatorio controlado que demuestra que los alimentos ultraprocesados aumentan la ingesta de calorías. Este científico del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales asegura, además, que provocan un incremento de peso.

“Aunque estudios observacionales previos ya habían asociado el consumo de alimentos ultraprocesados con la obesidad, no demuestran el origen de la enfermedad”, indica. El científico recuerda que pueden haber intervenido otros factores. “Los hallazgos de este estudio nos sorprendieron. Pensábamos que si igualábamos las 2 dietas no habría nada en los alimentos ultraprocesados que haría que la gente comiera más”, señala. “Sin embargo, encontramos que la gente comía muchas más calorías en la dieta ultraprocesada, lo que causó que ganaran peso y grasa corporal”, explica Hall.

Dentro del estudio se analizó a 20 voluntarios sanos que durante 2 semanas tuvieron dietas con alimentos ultraprocesados y sin procesar. Durante este periodo, las personas consumieron un promedio de 508 calorías más al día, en comparación con la etapa de alimentos no procesados.

Según afirma Hall, las personas que fueron expuestas a una dieta sin alimentos ultraprocesados, comían menos calorías y perdían peso. . Sin embargo, debido a que los participantes estaban sanos y el periodo de prueba duró solo un mes, los investigadores no observaron diferencias significativas en grasa hepática o glucosa en sangre.