Los albores de la Medicina y su evolución

Los albores de la Medicina

Los albores de la Medicina y su evolución

13.12.2018

Los albores de la Medicina abarcan de la civilización, 4000 años a.C. la Medicina Mesopotámica,

basada en la magia contra los espíritus malignos de los que el hombre tenía que ser protegido mediante

conjuros para exorcizar al demonio y sacarlo fuera del cuerpo. Por esos tiempos se consideraba

que el mundo estaba lleno de malos espíritus que atacaban a los mortales.

Por esa misma época la Medicina Egipcia era ante todo mágico religiosa y los que trataban

a los enfermos eran sacerdotes entre los que estaban adivinos, que interpretaban los augurios y predecían el curso de las enfermedades.

Posteriormente los egipcios superaron la magia y aparecieron los médicos sacerdotes,

quienes comenzaron a dar medicamentos como el yodo para tratar los bocios, laxantes,

eméticos y a hacer operaciones. Las primeras trepanaciones de cráneo con evidencias

de que algunos pacientes sobrevivieron fueron realizadas por ellos.

A su vez, el inicio de la Medicina científica se centra en la aparición en

Grecia de una figura histórica excepcional símbolo del médico ideal, Hipócrates.

Él fue quien creó un método de aprendizaje en Medicina consistente en apoyarse en la experiencia, cuidadosamente.

Fue el primero en analizar los errores como la mejor forma de aprender y adquirir experiencia

en el diagnóstico de las enfermedades. Mostró que algunas enfermedades se asocian

a condiciones climáticas y de ambiente, como eran las fiebres maláricas.

Y así describió además las epidemias de gripe o influenza, el cuadro clínico de la tisis (tuberculosis),

la disentería, la septicemia, la epilepsia y algunos cánceres como el de mama, útero, estómago e hígado.

En muchos sentidos la conservación de la salud fue en realidad la base de su Medicina.

Él analizaba con cuidado los problemas de la higiene individual y del ambiente

y la forma como influían en la salud de la población.

Gracias a él aunque solo siglos después, se ha aceptado plenamente su concepto de que el médico

no solo debe curar, sino también aprender a evitar que las personas se enfermen.

 

Referencia:http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0001-60022001000300003