Los accidentes cerebrales y la enfermedad de Chagas

Causa principalmente miocardiopatía, arritmias y polineuropatía.

Los accidentes cerebrales y su relación con la enfermedad de Chagas

25.04.2019

Los accidentes cerebrales actualmente son las principales afecciones que padece la población mundial en edades avanzadas. Entre ellas, las más peligrosas incluyen la enfermedad de Chagas. Es una antropozoonosis del continente americano que se ha expandido más allá de sus límites originales debido a las migraciones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a la enfermedad de Chagas como una enfermedad desatendida.

Según un artículo publicado en IntraMed; el agente causante de dicha enfermedad es el protozoario Trypanosoma cruzi. Tras la resolución de la infección aguda; los pacientes pueden padecer infección crónica que, en hasta el 30 y 40 por ciento de los casos, se caracteriza por miocardiopatía, arritmias, mega vísceras y, con menor frecuencia, polineuropatía y accidente cerebrovascular.

La frecuencia de la transmisión secundaria podría disminuir con el diagnóstico y el tratamiento rápido. Sin embargo, es necesario mejorar las condiciones socioeconómicas de las poblaciones más pobres en los países endémicos, mantener los programas de control vectorial y lograr mayor conciencia de la enfermedad en los países no endémicos.

En los países de América situados más al sur; la enfermedad causa la pérdida de unos 752 000 días laborales, además de miles de millones de dólares en productividad. Las migraciones y los modos de transmisión específicos han llevado a que la enfermedad de Chagas se extienda más allá de sus límites geográficos naturales y se transforme en un problema global.

El T cruzi adopta dos formas en los seres humanos. El tripomastigote tiene un flagelo que se extiende a lo largo del borde externo de la membrana ondulante; no se divide en la sangre, pero lleva la infección a través de todo el cuerpo. El amastigote, que no tiene flagelo, se multiplica dentro de diversos tipos de célula prefiriendo las de origen mesenquimatoso.

El T cruzi es una especie heterogénea con gran diversidad genética y fenotípica. Circula entre los insectos vectores y los huéspedes mamíferos. Se transmite en las zonas endémicas por diversas especies de tres géneros de insectos triatómidos hematófagos (TriatomaPanstrongylusRhodnius). Los tres géneros se encuentran distribuidos ampliamente en Latinoamérica, desde México hasta Argentina y Chile y viven tanto en bosques como en zonas más secas.

La enfermedad de Chagas causa accidentes cerebrovasculares (ACV) cardioembólicos, . dos veces más frecuente que en otras formas de miocardiopatía. La incidencia de ACV isquémico se estimó en 2,7 episodios por 100 pacientes por año; y alrededor de un tercio de los pacientes que experimentan ACV isquémico pueden tener infección asintomática por T cruzi. Hasta el 10 por ciento de los pacientes pueden sufrir una neuropatía sensitiva leve no necesariamente asociada con otros trastornos viscerales.