Las miopatías en la atención clínica primaria

Las miopatías afectan generalmente a los hombres

Las miopatías en la atención clínica primaria

13.05.2019

Las miopatías en la atención clínica primaria se caracterizan por las anormalidades de la estructura o función del músculo esquelético. La fatiga, la incapacidad para realizar actividad física, la debilidad generalizada y el dolor muscular son síntomas habituales en los pacientes con miopatías.

Sin embargo, ninguno de los síntomas es específico puesto que pueden apareceren trastornos cardiopulmonares, traumatológicos, reumatológicos y depresión. Algunos fármacos pueden inducir efectos secundarios similares. Por otro lado, diferentes patrones de debilidad muscular, la atrofia muscular, miotomía y la mioglobinuria recurrente son hallazgos que deben estimular el diagnóstico temprano.

Las miopatías inflamatorias pueden aparecer a cualquier edad. En cambio, la miositis por cuerpos de inclusión suele aparecer en la edad adulta avanzada. Es fundamental conocer el patrón de herencia en los pacientes con antecedentes familiares. Las miopatías metabólicas, las parálisis periódicas y ciertos trastornos neuromusculares se caracterizan por debilidad intermitente o fatigable. Además, cabe destacar que los síntomas esporádicos con dolor muscular y mioglobinuria pueden estar sujetos a miopatías.

En algunos pacientes con miopatías en la atención clínica y distrofia muscular facio-escapulohumeral se puede apreciar una distribución escapuloperoneal de la debilidad. Además, las afecciones se desarrollan principalmente en los brazos proximales y las piernas distales. De igual forma puede asociarse con el aleteo escapular. Los enfermos con trastornos de la relajación muscular pueden tener miopatías hereditarias, entre ellas miotomía, paramiotonía o distrofia miotónica.

Según artículo publicado en IntraMed, los síntomas sistémicos, entre ellos, la enfermedad cardiovascular, los hallazgos dismórficos y el deterioro cognitivo; sugieren el padecimiento de miopatías. La detección de la creatina quinasa es la prueba inicial más usada en los pacientes con diagnóstico presuntivo de miopatías. Sin embargo, debe recordarse que puede ser normal en algunos casos o estar elevada en situaciones distintas de las miopatías. La biopsia muscular es considera como el procedimiento de diagnóstico estándar en las miopatías. Dicho estudio es particularmente útil en las miopatías inflamatorias y en algunas formas específicas de miopatías hereditarias.