Las históricas trasfusiones sanguíneas de animales

El médico inglés Richard Lower fue el primero en realizarlas.

Las históricas trasfusiones sanguíneas de animales a humanos

28.03.2019

Las históricas trasfusiones sanguíneas de animales datan del año 1655. Ovejas, perros, cabras o novillos fueron los primeros “donantes” de la historia. El médico inglés Richard Lower consiguió unir la vena yugular de un perro pequeño al que previamente había desangrado, con la arteria carótida de otro de mayor tamaño.  Al final del proceso; el perro pequeño recobró sus energías al tiempo que el otro se dormía lentamente. Este episodio sucedió el 17 de mayo de 1665 en la Universidad de Oxford. 

Tras el descubrimiento de Lower; se siguieron realizando experimentos. En ocasiones el animal receptor y el donante podían ser de la misma o de distinta especie. Con el tiempo, se comenzó a experimentar las transfusiones entre humanos y animales. Según un artículo publicado en Historias de la Medicina; la sangre suave y loable de un animal menos contaminada de vicios y pasiones, se creía perfecta para la sanación de muchas enfermedades humanas.

La primera transfusión de sangre a un ser humano se realizó en la Universidad de la Sorbona el 15 de junio de 1667, por  Jean-Baptiste Denys, médico personal del rey Luis XIV. Baptiste transfundió sangre de una oveja a un joven de 15 años, aquejado de fiebres altas. El joven sobrevivió debido a la escasa cantidad de sangre que se le llegó a administrar. No corrió con la misma suerte el barón Gustaf Bonde, otro de sus pacientes; quien recibió dos transfusiones y murió después de la segunda.

Unos meses después de ese mismo año; el Dr. Baptiste realizó su última transfusión. El receptor fue Antoine Mauroy un paciente que sufría demencia; solía pasearse desnudo por las calles de París. Le transfundió sangre de un ternero por ser considerado un animal apacible y tranquilo. Pretendía con ello aplacar sus crisis frenéticas y curar su locura. Sin embargo, Mauroy murió durante la tercera transfusión, y su esposa señaló al médico como único responsable y se le acusó de asesinato. Tras el juicio fue absuelto, sin embargo, abandonó la práctica de la Medicina. Más tarde se determinó que Mauroy en realidad murió envenenado por arsénico probablemente suministrado por su esposa.

Como resultados de los percances ocurridos, en el año 1668 la Facultad de Medicina de París prohibió esta práctica considerándola bárbara y evocadora del canibalismo.

Referencia: https://arqueologiadelamedicina.com/2017/01/01/1-las-primeras-transfusiones-sanguineas-animal-hombre/