Las enfermedades más extrañas en la historia

Las enfermedades más extrañas del mundo

Las enfermedades más extrañas en la historia de la Medicina

23.05.2019

Las enfermedades más extrañas sin duda han afectado a la población global en general. La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una de las muchas enfermedades raras que afectan a una pequeña parte de la población mundial. Junto a la ELA, existen otras afecciones de mayor o menor gravedad, de igual forma con una prevalencia muy reducida. El sitio web de Información apunta a las siguientes patologías como las más extrañas en la historia de la humanidad:

Las enfermedades más extrañas

  • Insensibilidad congénita al dolor: Esta enfermedad se deriva de una anomalía genética que impide sentir dolor, calor o frío. Los enfermos tienen, además, alteraciones de la sudoración, lo que causa episodios de fiebre. Afecta de forma grave al sistema nervioso. Al no sentir los estímulos, los enfermos pueden autolesionarse con mayor facilidad. Muchos de sus síntomas aparecen tarde. Además, no existe ninguna técnica específica que permita diagnosticarla antes de su aparición. Afecta a una de cada 100 000 000 de personas.
  • Progeria: La enfermedad de ‘Benjamín Button‘ se caracteriza por un envejecimiento acelerado y prematuro. Afecta aproximadamente a uno de cada 7 000 000 de personas en el mundo, generalmente a niños. Los afectados suelen tener dificultades de crecimiento y desarrollar un cráneo de gran tamaño con relación a la estatura. Además, aparece alopecia, piel arrugada y rigidez articular. No tiene cura ni tratamiento y, en la mayoría de los casos. las personas que lo padecen no superan los 15 años de vida.
  • Elefantiasis: Esta enfermedad causa un aumento anormal y considerable de algunas partes del cuerpo, especialmente de las extremidades inferiores y los órganos genitales externos. Origina a la vez discapacidad y estigmatización social. Se produce por la transmisión de unos parásitos denominados filarias a través de mosquitos. Esto ocasiona daños en el sistema linfático, especialmente en la infancia.
  • Síndrome de olor a pescado: También se denomina trimetilaminuria. Se trata de un desorden del metabolismo que origina un fallo en el sistema oxidante de la trietilamina del hígado. Esto provoca que dicha enzima, portadora del mal olor característico de la enfermedad, pase a la sangre. El olor se manifestará al sudar, por el aliento o en la orina.
  • Síndrome de Gilles de la Tourette: Esta enfermedad se caracteriza por movimientos rápidos, repetitivos, en forma de tics, tanto motores como vocales. Suelen aparecer en la infancia, aunque en muchos casos desaparecen en el tránsito a la adolescencia. Por otro lado, es mucho más rara su presencia en la edad adulta.