Las características fundamentales de un galeno

Son necesarias diferentes cualidades personales.

Las características fundamentales de un galeno profesional

29.04.2019

A pesar de que las características fundamentales para el desarrollo de un galeno no se encuentran establecidas; existen diferentes estudios que sugieren el comportamiento adecuado que deberían adoptar los médicos en la práctica de su profesión.

Ser médico no es sencillo. Para empezar, se trata de una de las profesiones más complicadas y desgastantes que existen. Además, se requiere superar diversas barreras y adversidades para lograr estudiarla; según un artículo publicado en Saludiario.

No obstante, una vez en el campo profesional, no es suficiente contar con los conocimientos teóricos. También son necesarias algunas cualidades personales que harán que el rendimiento profesional con el paciente sea el óptimo. Por lo antes mencionado, es fundamental contar con algunas características, entre ellas;

  • Confianza
    El médico jamás debe de inspirar miedo, sino todo lo contrario. Lo que más busca un paciente es alguien que le inspire confianza. Al cumplirse la característica, la comunicación al interior del consultorio será más fluida.
  • Empatía
    Para ser médico no es suficiente con tener vocación, sino que se necesita ser empático. Lograr ofrecer un trato humanitario es un requisito indispensable en la actualidad en el gremio médico. Los principales consejos son hablar con tono de voz agradable y tranquilo durante la consulta.
  • Honestidad
    En este caso, por honestidad se entiende que sea un profesional que no disfrace ni oculte la información. Es importante recordar que el paciente tiene derecho a conocer la verdad sobre su estado, aunque tal vez no sea un diagnóstico favorable. Lo importante es tener el tacto suficiente para transmitir información delicada.
  • Respetuoso
    Un médico siempre debe tener cuidado en lo que dice y la forma en que lo dice. Si bien, las consultas pueden ser totalmente solemnes, también puede haber lugar para el humor y así aligerar el tono. Lo importante es siempre mantener el respeto hacia el paciente.