Las afecciones linfáticas en la población mexicana

Las afecciones linfáticas y su prevalencia en México

Las afecciones linfáticas en la población mexicana

15.05.2019

Las afecciones linfáticas se caracterizan por ser un cuadro de infección aguda en los vasos linfáticos que transportan el líquido linfático por el cuerpo. La linfangitis, generalmente, requiere tratamiento con antibióticos. Según un artículo publicado en la web de SaludConsultas, las infecciones de la piel son la causa más común de linfangitis. El líquido linfático del cuerpo y el sistema linfático ayudan a combatir infecciones. Por lo general, el líquido linfático viaja al sitio de infección para liberar linfocitos y combatirla. Los linfocitos son un tipo de glóbulos blancos. En algunas ocasiones, el líquido linfático infectado en una zona del cuerpo viaja a los vasos linfáticos causando linfangitis.

La linfangitis es un tipo de infección secundaria, lo que significa que ocurre debido a otra infección. Cuando la infección viaja desde el sitio original a los vasos linfáticos, los vasos se inflaman e infectan. Además, las infecciones bacterianas son la causa más común de linfangitis. Cualquier lesión que permita que un virus, una bacteria o un hongo ingrese al cuerpo puede causar una infección que provoque linfangitis. SaludConsultas señala algunos posibles factores:

  • Heridas punzantes.
  • Infecciones cutáneas no tratadas o graves.
  • Picaduras y picaduras de insectos.
  • Una herida que requiere puntos de sutura.
  • Heridas quirúrgicas infectadas.
  • La esporotricosis, una infección por hongos en la piel común entre los jardineros.

Las afecciones linfáticas y su recuperación

La recuperación de la linfangitis puede llevar días, semanas o incluso meses. La velocidad de recuperación depende de la gravedad de la infección y de la salud de una persona antes de la infección. Las personas con sistemas inmunitarios débiles, bebés muy pequeños y adultos mayores pueden tardar más tiempo de lo común en recuperarse. Con tratamiento, la infección debe dejar de propagarse rápidamente. Para evaluar si el tratamiento está funcionando, un médico puede trazar rayas rojas con un marcador. También puede tomar fotografías para ver si se contraen o continúan propagándose después del tratamiento.

Si aparecen más rayas, la herida parece empeorar o la persona desarrolla síntomas adicionales, puede ser señal de que el tratamiento no está funcionando. Algunas infecciones por linfangitis dañan la piel, los músculos u otros tejidos. La recuperación de estas complicaciones puede llevar tiempo.