La responsabilidad ética y legal del acto médico en México

La responsabilidad ética y moral de los galenos mexicanos

La responsabilidad ética y legal del acto médico en México

06.05.2019

En los últimos años, la responsabilidad ética y legal de la práctica médica en México ha sufrido diferentes modificaciones. Esto es, en parte,  consecuencia de las políticas tanto sanitarias como sociales. Según un artículo publicado en Scielo, la Medicina se sustenta en el principio del servicio al ser humano en función de su salud. Sus objetivos son propiciar su bienestar físico y mental y curar o por lo menos aliviar su enfermedad. Su ética debe ser antropocéntrica.

Las características del acto médico son:

  • Profesionalidad: solo ejecutable por el profesional médico. Este está sujeto a las normas de excelencia profesional vigentes. Dichas normas tienen en cuenta el desarrollo científico, la complejidad del acto médico y la disponibilidad de equipo y medios de trabajo. También contemplan las circunstancias específicas de la enfermedad del paciente
  • Beneficencia, búsqueda del bien del paciente. No maleficencia, obligación de no producir daño; prevenirlo; eliminarlo y promover lo que hace bien al paciente.

La ética médica hace referencia a una disciplina que se ocupa del estudio de los actos médicos desde el punto de vista moral. Esta disciplina es la que los califica como buenos o malos; a condición de que sean voluntarios y conscientes. La ética médica orienta la conducta de los médicos hacia el bien, busca lo correcto, lo ideal y la excelencia. El decoro, la honestidad, el altruismo y la integridad moral constituyen normas que condicionan y gobiernan la conducta de los médicos. Al mismo tiempo, exaltan su idealismo a los planos más elevados de la vida en comunidad.

Negligencia médica: Refiere al incumplimiento de los principios de la profesión. Lo que se debe hacer no se hace o sabiendo lo que no se debe hacer lo hace.

Impericia: Falta total o parcial de conocimientos técnicos, experiencia o habilidad. Ineptitud para el desempeño profesional.

Imprudencia: El daño causado se produjo porque el acto médico se realizó sin las debidas precauciones sin medir las consecuencias.

La responsabilidad médica hace referencia a la obligación que tiene el médico de reparar y satisfacer las consecuencias de los actos. También tiene que responder por omisiones y errores voluntarios o involuntarios dentro de ciertos límites, y cometidos en el ejercicio de su profesión.