La relación entre la ingesta de lácteos y la hipertensión

Principal factor de diabetes e hipertensión arterial.

La relación entre la ingesta de lácteos y la hipertensión

La relación entre la ingesta de lácteos y la hipertensión cada vez es mayor en la población europea. Según un estudio realizado por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), demostró que las personas que consumen habitualmente lácteos tienen mayor riesgo de padecer diabetes e hipertensión.

El objetivo principal de este estudio ha sido establecer la prevalencia de diabetes en España. Además, busca estudiar el predominio de otros factores de riesgo en enfermedades crónicas como la obesidad, la hipertensión y el sedentarismo.

La relación entre la ingesta de lácteos y la hipertensión se ha convertido en un tema de especial interés del sector salud, puesto que actualmente el 39.9 por ciento de la población española manifiesta hipertensión y 26.6 por ciento padece obesidad.

Especialistas en nutrición y médicos endocrinólogos han desarrollado estrategias para combatir la manifestación de estos factores por su predisposición a otras patologías. Estas enfermedades están asociadas con enfermedades cardiovasculares crónicas, fallo cardiaco y muerte cardiovascular.

La relación entre la ingesta de lácteos y la hipertensión; no solo es una amenaza para la salud cardiovascular; pues los lácteos también forman parte de una dieta saludable, aportan proteínas de alto valor biológico y vitamina B12; siendo la fuente más importante de calcio en la alimentación.

El yogur y muchos tipos de quesos contienen bajos niveles de lactosa. En población sana, la ingesta de 2-4 raciones de lácteos es considerada como un patrón saludable de alimentación. Para pacientes con sobrepeso, obesidad o elevación de lípidos se recomienda ingerir lácteos semidescremados o descremadas.