La primera cirugía laser contra la epilepsia

Es una técnica capaz de eliminar tumores y focos epilépticos.

La primera cirugía laser contra la epilepsia

La primera cirugía laser contra la epilepsia es una realidad. El Hospital del Mar ha sido uno de los primeros en Europa en utilizar la ablación con láser; para tratar casos de epilepsia y tumores cerebrales.

Se trata de una técnica capaz de eliminar tumores y focos epilépticos de forma mínimamente invasiva, segura y rápida, con una significativa reducción del tiempo de egreso de los pacientes después de la intervención.

Según un artículo publicado en Sinc; actualmente esta cirugía se ha realizado en tres ocasiones con éxito en pacientes con epilepsia. El centro médico pretende intervenir a 10 pacientes cada año con esta técnica pionera.

El procedimiento quirúrgico se inicia con la selección de los pacientes que cumplen los requisitos para poder someterse a esta técnica. Deben ser individuos que manifiesten lesiones muy localizadas; sean focos epilépticos o tumores, malignos o benignos.

En el caso de pacientes diagnosticados con epilepsia se pueden tratar casos de hematomas hipotalámicos, lesiones múltiples, esclerosis tuberosa o displasias cerebrales profundas. La intervención comienza  en el quirófano; los neurocirujanos practican las incisiones necesarias para introducir en el cráneo del paciente una sonda láser. La inserción se hace con la asistencia del sistema robótico ROSA®.

Una vez se realizado; se traslada al paciente a las instalaciones de la Unidad de Resonancia Magnética del Servicio de Radiología. El paciente anestesiado se sitúa en el tubo de resonancia magnética y mediante las imágenes se confirma que se haya alcanzado el punto a tratar.

Jaume Capellades, jefe de la Unidad de Neurorradiología, indicó que el grado de ablación se evalúa mediante mapas de termografía por resonancia que permiten un seguimiento constante del proceso; proporcionando una gran precisión en la lesión inducida, además de impedir la coagulación de las estructuras.

Se debe destacar que el láser permite definir de forma más precisa los márgenes de la zona a tratar; puesto que, al ser una emisión de alta energía quema y cauteriza el tejido, evitando sangrados y posibles hemorragias.