La nueva técnica del ultrasonido; sonido pulsante

El estudio fue realizado por el Dr. James Choi en colaboración con el ICL.

La nueva técnica del ultrasonido como sonido pulsante

La nueva técnica del ultrasonido y el uso de secuencias rápidas de pulso corto han permitido a los medicamentos llegar al cerebro de los ratones; según una nueva investigación del Imperial College London (ICL). Actualmente, los científicos usan pulsos de ultrasonido de onda larga para administrar medicamentos; lo que puede causar efectos secundarios en la salud de los pacientes.

Según un artículo publicado en la web del ICL, dichos hallazgos en los pulsos de onda corta podrían cambiar la forma en que se usan los medicamentos para ayudar a los pacientes de alzhéimer y otras enfermedades neurológicas.

Actualmente; la enfermedad de Alzheimer afecta a 550 000 personas en el Reino Unido y  es difícil de tratar con medicamentos debido a la barrera hematoencefálica (BBB); una membrana protectora localizada alrededor de los vasos sanguíneos que permite que muy pocas moléculas pasen del torrente sanguíneo al cerebro. Este proceso protege al cerebro de sustancias dañinas. Además, evita que los medicamentos útiles lleguen a su objetivo.

Una línea de investigación consiste en abrir el BBB para permitir que los fármacos ingresen al cerebro. Los científicos inyectan a los ratones «microburbujas»; antes de aplicar pulsos de onda larga de radiación de ultrasonido al cerebro.

El estudio demostró que los pulsos cambian la presión en los vasos sanguíneos haciendo que las microburbujas se expandan y se contraigan. Mientras lo hacen, se realiza un proceso de “palanca” suave que permite abrir el BBB.

Sin embargo, los pulsos largos duran al menos diez milisegundos a la vez; lo que puede causar efectos secundarios. Cuanto más tiempo permanezca abierto el BBB; más posibilidades hay de que se dañe el tejido y de que las moléculas dañinas lleguen al cerebro.

El estudio realizado por el Dr. James Choi en colaboración con científicos del ICL comparó el ultrasonido de onda larga con los pulsos de ultrasonido de onda más corta y más rápidos.

Dicha investigación permitió demostrar que su nueva técnica era más efectiva y potencialmente más segura que los métodos actuales. El Dr. Choi, del Departamento de Bioingeniería de Imperial, subrayó que «hemos encontrado una forma aparentemente efectiva de obtener medicamentos potencialmente efectivos donde deben estar». Los investigadores inyectaron microburbujas a 28 ratones antes de usar pulsos de onda corta en 14 ratones, y pulsos de onda larga en los otros 14.

Descubrieron que los pulsos de onda corta administraban medicamentos de manera uniforme en todas las áreas del cerebro sin afectar o dañar el tejido circundante, como las ondas más largas. El BBB también volvió a su estado cerrado habitual en diez minutos, minimizando el daño potencial. Los investigadores señalaron que los nuevos hallazgos podrían conducir a nuevas técnicas para llevar medicamentos al cerebro humano en casos como el alzhéimer, los cánceres de cerebro y otros trastornos relacionados con el cerebro.

El Dr. Choi señaló que “nuestra nueva forma de aplicar el ultrasonido podría, después de una investigación adicional, abrir literalmente el cerebro a todo tipo de medicamentos que previamente habíamos ignorado”. La investigación científica fue apoyada por Alzheimer’s Research UK, el Consejo de Investigación de Biotecnología y Ciencias Biológicas y el Wellcome Trust.