La mielitis flácida aguda neurológica

Afecta un área de la médula espinal llamada sustancia gris.

La mielitis flácida aguda neurológica

La mielitis flácida aguda es una enfermedad neurológica poco común. Afecta un área de la médula espinal llamada sustancia gris; causando que los músculos y los reflejos del cuerpo se debiliten.

Los síntomas de la mielitis flácida aguda pueden confundirse con la polio. Los investigadores creen que la afección puede ser originada por un enterovirus común que conduce a una infección respiratoria.

En algunos casos, este virus también ataca la médula espinal, paralizando las extremidades superiores y / o inferiores; comprometiendo la capacidad de respiración de un niño. En 2018, se detectaron 201 casos en los Estados Unidos de América, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Actualmente, las estadísticas indican que un niño tiene una posibilidad entre un millón de ser afectado por este virus. El procedimiento consiste en transferir los nervios que funcionan cerca al área paralizada; suministrar nuevas señales nerviosas al área dañada y restaurar la función. La recuperación es lenta y requiere una cantidad significativa de terapia física.

Actualmente se desconoce cuál es el principal origen de la mielitis flácida aguda, sin embargo, diversos especialistas han vinculado este padecimiento con enfermedades respiratorias. O fiebres ligeras. La mayoría de los casos suscitados se han presentado en niños, pero en cualquier edad se corre el riesgo de contraer este virus.

Gran parte de las personas con mielitis flácida aguda han presentado debilidad en brazos o piernas, pérdida de masa muscular, dificultad para mover los ojos y problemas para tragar. El diagnóstico de  este padecimiento se realiza a través de exámenes neurológicos; resonancias magnéticas, pruebas de cefalorraquídeo y observación de electromiografía.

Actualmente no existen tratamientos para este padecimiento, pero un neurólogo puede hacer recomendaciones de diferentes tipos de terapias físicas. Los investigadores no conocen el pronóstico a largo plazo de personas con mielitis flácida aguda.