La meditación, tratamiento contra el párkinson

Un nuevo tratamiento contra el párkinson

La meditación como tratamiento contra el párkinson

05.06.2019

La meditación diaria como tratamiento contra el párkinson ha sido constatada por recientes investigaciones clínicas. Los investigadores evaluaron a un grupo de adultos mayores. Estos experimentaban dificultades de memoria y durante 12 minutos al día escuchaban música o practicaban meditación de yoga simple durante 12 semanas.

Según un artículo publicado en SaludConsultas, las muestras de sangre después de 3 meses de terapia revelaron cambios en niveles de ciertos marcadores. Estos están asociados al envejecimiento celular y la enfermedad de Alzheimer. Estos cambios también se vinculan directamente con las mejoras en las evaluaciones subjetivas de la función cognitiva. Además, se asociaron con el estado de ánimo, el sueño y la calidad de vida.

El equipo científico optó por medir varios marcadores de sangre que han surgido como posibles predictores de deterioro cognitivo y demencia. Estos incluían la longitud de los telómeros, la actividad de la telomerasa y los niveles de ciertos péptidos beta-amiloides. Estos últimos asociados con la enfermedad de Alzheimer.

Los telómeros son tapas protectoras que funcionan para evitar que los extremos de los cromosomas se deterioren. La telomerasa es una enzima que ayuda a preservar la longitud de los telómeros. La reducción en la longitud de los telómeros y la actividad de la telomerasa son, ambos, marcadores del envejecimiento celular. Beta-amiloide 40 es uno de los biomarcadores en los que los científicos se están enfocando como la base de un posible análisis de sangre. Este resultado no significa que aquellos con niveles más altos de beta-amiloide 40 tengan un mayor riesgo de alzhéimer. El estudio produjo un cambio en la sangre beta-amiloide.

El análisis también reveló vínculos entre los niveles crecientes de beta-amiloide y las mejoras en la memoria. Además, constató la relación con la función cognitiva, la calidad de vida y el sueño para los puntos de medición de 3 y 6 meses. El estrés, el estado de ánimo, el sueño y otros síntomas mejoraron en ambos grupos. Sin embargo, las mejoras más importantes se produjeron en el grupo de meditación.