La inversión en la salud mental; una prioridad para la OPS

La salud mental es una prioridad mundial de sanidad pública.

La inversión en la salud mental; una prioridad para la OPS

La inversión en la salud mental; actualmente es una prioridad para la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Según un estudio realizado por la OMS; los padecimientos mentales originan más de un tercio de la discapacidad total en las Américas; sin embargo, solo el 2 por ciento del presupuesto de salud de los países se destina a la prevención y tratamiento de estos trastornos.

El estudio realizado por la OMS titulado  “La carga de los trastornos mentales en la Región de las Américas, 2018”;   hace referencia que los países deben aumentar el nivel de financiamiento actual para satisfacer las necesidades de las personas con trastornos mentales.

Según la Dra. Claudina Cayetano, asesora regional de la OPS en salud mental; el estudio ofrece a los países la información y las herramientas esenciales para responder mejor a las enfermedades mentales.

Actualmente en América Latina y el Caribe; los problemas de salud mental producen más de un tercio de la discapacidad total. De estas estadísticas los trastornos depresivos son la causa principal de discapacidad, seguidos de los trastornos de ansiedad; sin embargo, alrededor de 60 por ciento del presupuesto se destina a los hospitales psiquiátricos.

Los países de ingresos bajos designan mayor parte de los recursos a hospitales psiquiátricos; en consecuencia, quedan desatendidas las personas con problemas de salud mental más comunes, entre ellos; los trastornos por depresión y ansiedad.

En el informe de inversión la OPS y la OMS sugieren que los recursos federales para cada nación sean designados a la atención y prevención de trastornos mentales; puesto que los padecimientos psicológicos menos complicados como trastornos de estado de ánimo y adicciones pueden ser atendidos en clínicas de atención primaria; con el apoyo de asesorías sociales de forma ambulante.

La salud mental es considerada una prioridad mundial de sanidad pública; al igual que un elemento vital para el desarrollo económico y social.