La importancia de las guías de prácticas clínicas

guías clínicas GPC

07.08.2018

Como es de saber, las Guías de Prácticas Clínicas (GPC) están dirigidas a los profesionales de la salud y pacientes. Son realizadas con el objetivo de proporcionar información para la toma de decisiones en intervenciones de salud.

Sus orígenes tienen la base en los fundamentos de la Medicina fundamentada en la evidencia y su elaboración, tiene el propósito de reducir la variabilidad de la práctica médica para garantizar un nivel óptimo de calidad y mejorar la atención de la salud. Se basan en revisiones sistemáticas de la literatura científica disponible y se realizan recomendaciones para la actuación clínica según la evidencia que las sustenta.

La actuación médica, en determinadas situaciones clínicas, está claramente establecida a través de estudios de diseño correcto y extensión suficiente, lo que permite establecer una recomendación formal al paciente. En su metódica, las GPC reflejan la estandarización y especificaciones del proceso clínico y si los beneficios sanitarios esperados (aumento de la expectativa de vida, prevención de complicaciones, alivio del dolor, aumento de la capacidad funcional, etc.).

Las organizaciones de salud que buscan la excelencia deben elaborar las GPC enfocadas al paciente y orientadas a la acción de la mejora continua. En vez de suponer cuáles son las necesidades de los pacientes, se debe investigar y descubrirlas. Solamente, una vez identificadas, se puede hacer todo lo posible para satisfacerlas. La institución, grupo de trabajo o profesional que decida saltarse este primer paso, solo podrá definir su demanda con el inconveniente de ofrecer guías y servicios que no satisfacen las necesidades de sus pacientes y de la población.

El diseño y desarrollo de las GPC ayuda a definir estándares para mejorar la atención médica al incorporar el conocimiento científico actual, con independencia de las dificultades que entraña traspasarlo del papel a la realidad. Para seleccionar el conocimiento científico de calidad se requiere que quien desarrolla las GPC tenga las herramientas necesarias, la destreza para leer críticamente la literatura médica, y también, la capacidad de síntesis y la claridad en la exposición, además de cierta dosis de honestidad, puesto que el proceso consiste en ver qué dice la investigación científica y recomendar en relación con esta y no a la inversa.

 

Referencia: http://bvs.sld.cu/revistas/ort/vol22_2_08/ort06208.htm