La falta de sueño y las afecciones cardiológicas

Las personas necesitan dormir la tercera parte del día.

La falta de sueño y las afecciones cardiológicas

01.05.2019

Diversos estudios han demostrado que la falta de sueño se asocia a las afecciones cardiológicas. Según un artículo publicado en Fundación Vivo Sano; las personas necesitan dormir la tercera parte del día, sin embargo, no existe una norma establecida. No obstante, independientemente de lo que se necesite dormir; lo cierto es que existe un número de horas necesarias para que el organismo (a la larga) funcione correctamente.

Un estudio reciente dirigido por el director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), Valentín Fuster; demostró que las personas que duermen menos de seis horas pueden tener un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en comparación con aquellas que lo hacen entre siete y ocho horas.

La investigación utilizó técnicas de imagen; para detectar la prevalencia y la tasa de progresión de las lesiones vasculares subclínicas en una población con una edad media de 46 años. Todos los participantes estaban libres de enfermedad cardiaca conocida y 2 tercios eran varones y usaron durante 7 días un actígrafo; un pequeño dispositivo que mide de forma continua la actividad o el movimiento, para medir las características del sueño.

De igual forma, los 3974 participantes se dividieron en 4 grupos: los que dormían menos de seis horas, de seis a siete horas, de siete a ocho horas y los que dormían más de ocho horas. Además, se sometieron a ecografías cardiacas en 3D y tomografías computarizadas (TC) para detectar la presencia de enfermedades cardiacas.

Como resultado los participantes que dormían menos de seis horas manifestaron una probabilidad un 27% mayor de tener aterosclerosis en todo el organismo, en comparación con los que lo hacían de siete a ocho horas.

Del mismo modo, aquellos que tenían una mala calidad de sueño tenían una probabilidad  un 34% mayor de tener aterosclerosis, en comparación con aquellos que tenían una buena calidad de sueño. “La Medicina está entrando en una fase fascinante.” “Hasta ahora hemos tratado de entender las enfermedades cardiovasculares, pero, gracias a estudios como ‘PESA CNIC- Santander’, estamos comenzando a entender la salud”, comentó Fuster.