La enfermedad de Lyme es potencialmente mortal

lyme

29.09.2018

Los científicos y médicos que abogan por la existencia del Lyme crónico esgrimen el argumento de que la borrelia, una espiroqueta (bacteria con forma de berbiquí) tiene una alta capacidad de penetrar en diferentes tejidos dónde los antibióticos no podrían llegar de forma fácil. Estas bacterias, como muchas otras, tienen una fase de biofilm, en la que se rodearían de un mucílago impenetrable a los antibióticos, lo que demostraría la existencia de esta fase crónica. La potencialidad de caer en una fase crónica sin ser detectada la borrelia sería muy superior si se demuestra la sospecha de que podría transmitirse de madres a hijos, como aseguran algunos defensores de la fase crónica.

O incluso por transmisión sexual, dado que recientemente se han encontrado las bacterias en los fluidos seminales y vaginales de personas afectadas. De hecho, la borrelia es una espiroqueta, como treponema pallidum, causante de la sífilis y neurosífilis.

La enfermedad de Lyme se debe a cuatro especies principales de bacterias: la borrelia burgdorferi, la borrelia mayonii, la borrelia afzelii y la borrelia garinii. Las bacterias borrelia burgdorferi y borrelia mayonii provocan la enfermedad de Lyme en los Estados Unidos, mientras que las bacterias Borrelia afzelii y Borrelia garinii son las principales causantes en Europa y en Asia. 

Generalmente, aparece un bulto rojo pequeño en el lugar de la picadura de garrapata o de la extracción de esta, y se resuelve en pocos días. Esto es normal luego de una picadura de garrapata y no indica enfermedad de Lyme, por lo que en consulta con un paciente afectado es necesario identificar síntomas como:

  • Dificultad para concentrarse.
  • Problemas de sueño.
  • Alteraciones de la visión.
  • Pérdida de memoria.
  • Parestesia.
  • Arritmias.
  • Artralgias.
  • Parálisis de los músculos faciales.

Aproximadamente el 60% de los pacientes no tratados experimentarán brotes recurrentes de artritis con inflamación severa, especialmente de las grandes articulaciones.

En la mayoría de los casos, la enfermedad de Lyme en etapa temprana se trata exitosamente mediante un tratamiento con antibióticos por vía oral por un periodo de dos a tres semanas. La detección y el tratamiento tempranos son de gran importancia. Las personas son más propensas a manifestar síntomas persistentes después del tratamiento si no lo reciben inmediatamente.

Sin embargo, cada vez es mayor la evidencia y el número de afectados con síntomas severos que perduran y empeoran varios años tras el tratamiento convencional, llegando incluso a quedar discapacitados.

Referencias: https://nacionfarma.com/que-es-la-enfermedad-de-lyme-y-donde-esta-aumentando-su-incidencia/ https://www.rheumatology.org/I-Am-A/Patient-Caregiver/Enfermedades-y-Condiciones/Enfermedad-de-Lyme http://www.who.int/ith/diseases/lyme/en/ https://f1000research.com/articles/3-309/v1 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26716015