La endocarditis infecciosa y los procedimientos invasivos

Endocarditis

La endocarditis infecciosa y los procedimientos invasivos

16.10.2018

La endocarditis infecciosa (EI) sigue siendo hoy un gran desafío clínico. A pesar de los avances en los métodos de imágenes, el diagnóstico de EI sigue basándose en gran parte en el criterio médico, en especial sobre la sospecha del cuadro.

La mayoría de los médicos sospecharán que se trata de una endocarditis infecciosa al oír los síntomas y si el paciente tiene antecedentes de cardiopatía congénita, fiebre reumática o enfermedad valvular.

Los médicos también pueden revisar los dedos de las manos, para ver si hay pequeñas líneas oscuras debajo de las uñas que parecen astillas (que se denominan «hemorragias en astilla»), y los ojos, para ver si hay vasos sanguíneos rotos en la retina (que se denominan «manchas de Roth»).

Muestras de sangre extraídas de diferentes áreas del cuerpo pueden indicar a los médicos si hay microorganismos en la corriente sanguínea. Las muestras se colocan en un medio de cultivo, donde el microorganismo puede crecer, a fin de poder analizarlo e identificarlo.

Como conclusiones, cabe destacar que los médicos deben ser conscientes de la actitud de los familiares del paciente respecto a los procedimientos invasivos, ya que mayoritariamente desean estar presentes. Este deseo es menor cuanto más invasivo es el procedimiento. Por último, la mayoría de los familiares opina que la posibilidad de estar o no presente debe corresponder al profesional sanitario.

 

Referencia: https://www.sac.org.ar/wp-content/uploads/2017/01/consenso-de-endocarditis-2017.pdf https://www.texasheart.org/heart-health/heart-information-center/topics/endocarditis-infecciosa/