La dieta después de un trasplante de un órgano

Los postcuidado del trasplante de órgano

La dieta después de un trasplante de un órgano

18.06.2019

Después de un trasplante de órgano, la dieta sigue siendo un factor importante. Si el paciente se encontraba en diálisis y tuvo un trasplante de riñón, posiblemente la dieta sea más fácil que la que tenía anteriormente. Según un articulo de Kidney, la dieta se verá afectada por el uso de los medicamentos que necesita para prevenir el rechazo del trasplante.

Algunos medicamentos comunes contra el rechazo que pueden afectar la dieta incluyen:

  • Esteroides (prednisona ® )
  • Ciclosporina (Sandimmune, Neoral, Gengraf ® )
  • Tacrolimus (Prograf ® )
  • Azatioprina (Imuran® )
  • Micofenolato (CellCept® )

De acuerdo con diferentes estudios clínicos, muchas personas tienen un mayor apetito después del trasplante y ganan peso no deseado. Por ello, el médico debe sugerir un plan de nutrición personalizado. Además, el paciente debe limitar los alimentos con alto contenido calórico. Entre estos se encuentran los alimentos grasos, dulces, productos de pastelería y otros alimentos ricos en grasa o azúcar.

Por otro lado, el galeno debe dar a conocer algunos datos importantes acerca de los alimentos ricos en hidratos de carbono. Los hidratos de carbono provienen de azúcares y almidones: estos proporcionan combustible y energía para su cuerpo. Cuando el paciente toma medicamentos esteroideos es difícil para su cuerpo utilizar los carbohidratos adicionales. Esto puede llevar a niveles altos de azúcar en la sangre y puede causar diabetes.

Las proteínas son importantes por las siguientes razones. Construyen y reparan los músculos y tejidos, además, ayudan a sanar después de la operación de trasplante. La ingesta de proteínas deberá ser superior a la normal justo después de su trasplante. Esto ayudará a construir el tejido muscular que se descompone por las grandes dosis de esteroides. Por otro lado, el médico debe prestar atención a los niveles de calcio y fósforo del paciente. Si el paciente estuvo enfermo durante un tiempo, su cuerpo probablemente carece del equilibrio de calcio y fósforo necesario para la salud de los huesos. Esto es especialmente importante si tenía una enfermedad renal.

Durante los meses después de su trasplante, su médico revisará que no haya una posible pérdida de masa ósea. El médico hablará con usted sobre la mejor manera para mantener sus huesos lo más saludables posible. Mientras tanto, cada adulto necesita alrededor de 2 porciones diarias del grupo de lácteos (leche descremada, queso y yogur).