La cognición y el consumo excesivo de alimentos

La morbilidad metabólica, un resultado del sedentarismo.

La cognición y el consumo excesivo de alimentos

13.02.2019

La cognición, y el consumo excesivo de alimentos es una mancuerna peligrosa para la salud neurológica. El consumo excesivo de energía crónico se asocia con deterioro cognitivo; reduciendo el volumen de la materia gris del lóbulo temporal, estudios clínicos han encontrado la depresión vinculada con este padecimiento.

Actualmente, la obesidad abdominal se asocia con un menor volumen total de materia gris; y un volumen reducido de hipocampo en adultos con diabetes tipo 2.

La morbilidad metabólica, es el resultado del estilo de vida sedentaria sobre indulgentes en los cerebros de los niños. Diversos estudios han demostrado que los niños y los adolescentes; que son obesos manifiestan una función cognitiva deficiente; por lo tanto señalan los investigadores que tienen un rendimiento académico más bajo en comparación con niños de peso normal.

La sobrealimentación crónica también afecta a las vías de señalización en los pacientes; por que está involucrada en la plasticidad sináptica y la memoria de aprendizaje.

Las vías de señalización múltiples; se activan mediante un cambio intermitente entre los estados de ayuno; y la alimentación que juntos mejoran la neuroplasticidad, la cognición y la resistencia neuronal.

Existen diversos mecanismos por los cuales la ingesta excesiva de energía y el sobrepeso comprometen la cognición y la neuro plasticidad. Dentro de los que podemos encontrar son: la acumulación de daño oxidativo a proteínas; los lípidos y el ADN en las células del cerebro; la Inflamación (activación microglial y producción de citocinas proinflamatorias); el daño de la función mitocondrial; la plasticidad sináptica deteriorada y la resistencia reducida al estrés celular.

 

Referencia: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=93658