La catarata congénita afecta a infantes en Perú

Catarata congénita

La catarata congénita afecta alrededor de 200 infantes al año en Perú

La catarata congénita es una afección causada por la opacidad del cristalino, es decir el lente natural del ojo. Se presenta desde el nacimiento y constituye el 20% de las causas de ceguera infantil recuperable. Cada año alrededor de 200 pacientes entre bebés y niños con diagnóstico de catarata congénita, recuperaron su visión gracias a las intervenciones tempranas realizadas por médicos del Ministerio de Salud (Minsa).

La aparición de la catarata congénita puede ir acompañada de otras anomalías oculares o sistémicas asociadas y presentarse en uno o en ambos ojos. Una de las operaciones más recientes realizada por especialistas del Instituto Nacional de Oftalmología (INO), fue la de un niño de 11 meses de nacido a quien le colocaron un implante de lente intraocular, una técnica exitosa que llena de orgullo al sector salud.

La catarata congénita se debe atender a tiempo, los padres tienen la responsabilidad de llevar a sus hijos con el oculista a temprana edad o bien identificar el cristalino del ojo en un tono opaco y de ser el caso recurrir al establecimiento de salud ya que esta patología puede comprometer la visión, causar ambliopía (ojo perezoso), estrabismo (desviación ocular) y nistagmo (movimiento involuntario del ojo). Los médicos del MINSA recomiendan que mientras más precoz se realice la cirugía, el resultado visual será mejor.

Las causas de la catarata congénita son multifactoriales alguna de ellas por herencia familiar, desórdenes metabólicos y síndromes asociados a Down y Marfan. Se debe tener en cuenta que la consulta oftalmológica precoz es de gran importancia porque en las primeras semanas de vida, el niño desarrolla su capacidad visual y la detección temprana es clave para tratar dicha enfermedad.