La afección respiratoria ocupacional en ascenso

Existen diferentes tipos de enfermedades neumológicas.

La afección respiratoria ocupacional; un síndrome en ascenso

01.05.2019

La afección respiratoria ocupacional hace referencia a cualquier enfermedad pulmonar que se produce en el trabajo. Se produce debido a la exposición repetida a ciertas toxinas. Incluso se puede contraer una enfermedad mucho tiempo después de haber estado expuesto a esas toxinas.

Según un artículo publicado en FamilyDoctor; ciertos lugares de trabajo se prestan con mayor frecuencia a la enfermedad. Entre ellos, los más comunes son las minas de carbón y las fábricas o áreas con altas cantidades de toxinas. Estas incluyen asbestos y polvo de sílice, así como humo, gases y otras partículas.

Los tipos de enfermedades respiratorias ocupacionales incluyen:

  • Neumoconiosis de los mineros del carbón, conocida como enfermedad del pulmón negro.
  • Pulmón del agricultor, también conocido como alveolitis alérgica.
  • Formas de asma, bronquitis o enfisema.

Diversas sustancias que se encuentran en el lugar de trabajo pueden causar las enfermedades. Esto es consecuencia de las toxinas que irritan el revestimiento de los pulmones. Las causas comunes incluyen:

  • Polvo de madera, algodón, carbón, asbesto, sílice y talco. Los pesticidas, los polvos de fármacos o enzimas, y la fibra de vidrio también pueden ser perjudiciales para los pulmones. Incluso los granos de cereales, las partículas de café y los saborizantes de los alimentos utilizados para hacer palomitas de maíz en el microondas pueden ser perjudiciales.
  • Gases de metales que se calientan y enfrían rápidamente. Este proceso produce partículas finas y sólidas que se esparcen en el aire. Los ejemplos de trabajos incluyen soldadura, fundición, trabajo en hornos, fabricación de cerámica, fabricación de plásticos y operaciones con caucho.
  • Humo de materiales en llamas. El humo puede contener una variedad de partículas, gases y vapores. Los bomberos corren un mayor riesgo.
  • Gases tales como formaldehído, amoníaco, cloro, dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno. Estos se encuentran en trabajos con operaciones de alto calor, como soldadura, soldadura con latón, fundición, secado en horno y trabajo en hornos. El riesgo también está presente si se trabaja en un laboratorio usando químicos.
  • Los vapores son una forma de gas que emiten todos los líquidos. Los vapores suelen irritar la nariz y la garganta antes de afectar a los pulmones.
  • Los vapores o aerosoles de pinturas, lacas (como barniz), lacas para el cabello, pesticidas, productos de limpieza, ácidos, aceites y solventes (como la trementina).