La acumulación de neuromelanina y el párkinson

El principal factor para desarrollar Parkinson es la edad.

La acumulación de neuromelanina cerebral y el párkinson

Un estudio asocia la acumulación de neuromelanina con la enfermedad de Parkinson. Investigadores del grupo de Enfermedades Neurodegenerativas del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR); han observado en animales que la acumulación progresiva de neuromelanina que se produce con el envejecimiento; origina la enfermedad de Parkinson al superar un cierto umbral.

Científicos del VHIR han demostrado que modulando los niveles de neuromelanina por debajo de ese umbral patológico, se puede prevenir el párkinson en un modelo experimental; según una publicación en la revista Nature Communications.

La enfermedad de Parkinson se desarrolla como consecuencia  de la pérdida de neuronas de una región llamada sustancia negra del cerebro; encargada principalmente de la producción de dopamina. El déficit de este neurotransmisor en el cerebro produce la aparición de los síntomas motores característicos de la enfermedad.

El principal factor de riesgo para desarrollar Parkinson es la edad; durante esta etapa las neuronas dopaminérgicas de la sustancia negra acumulan progresivamente neuromelanina.

Desde hace casi cien años; científicos han demostrado que las neuronas que contienen neuromelanina son las que degeneran en la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, el importancia de la neuromelanina en este trastorno neurológico se desconocía; puesto que los animales de experimentación no tienen neuromelanina, a diferencia de los      humanos.

Para superar este obstáculo; los investigadores del VHIR han desarrollado por manipulación genética el primer modelo animal de experimentación, capaz de producir y acumular neuromelanina con la edad en cantidades similares a los humanos.

El Dr. Vila ha explicado que con la implementación de este nuevo modelo animal de producción de neuromelanina, se observó que a partir de un cierto umbral de acumulación intracelular las neuronas presentan alteraciones funcionales y degeneración; por lo que estos animales desarrollan todas las características típicas, motoras y neuropatológicas del párkinson.

El procedimiento de esta técnica fue realizada con la medición de los niveles de neuromelanina intracelular en cerebros humanos envejecidos sanos y cerebros envejecidos con párkinson. En los primeros los niveles de neuromelanina intracelular están por debajo del umbral patológico; mientras que en los enfermos las neuronas ya tienen unos niveles de neuromelanina por encima de este umbral.

Según un artículo publicado en La Vanguardia;  para determinar si la modulación de los niveles de neuromelanina  es beneficiosa, los investigadores aplicaron en su modelo animal una estrategia de terapia génica dirigida a activar los sistemas de reciclaje y la eliminación de residuos propios de la neurona. En el estudio también participaron investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer.