Intervenciones inactivas (placebos)

placebos

Intervenciones inactivas (placebos)

01.10.2018

Investigadores de la Universidad de Northwestern han demostrado que los placebos de píldoras de azúcar son tan efectivos como cualquier medicamento en el mercado para aliviar el dolor crónico en personas con una cierta anatomía cerebral y características psicológicas. Sorprendentemente, estos pacientes incluso experimentarán la misma reducción de dolor cuando les digan que la píldora que están tomando no tiene ningún efecto fisiológico.

Los investigadores dicen que sus hallazgos tienen una serie de beneficios potenciales, el más obvio es la capacidad de los médicos para recetar un placebo en lugar de medicamentos farmacológicos adictivos que pueden tener efectos negativos a largo plazo, ya que, según afirman, se obtiene el mismo resultado.

Los hallazgos tienen tres beneficios potenciales:

  • Prescribir medicamentos no activos en lugar de medicamentos activos. 
  • Eliminar el efecto placebo de los ensayos con medicamentos. 
  • Reducción de los costos de atención médica. Una prescripción de pastillas de azúcar para pacientes con dolor crónico; supondría grandes ahorros de costos para los pacientes y el sistema de atención médica.

En los ensayos clínicos, existe el dilema ético acerca de si debe utilizarse un placebo. Cuando existe un tratamiento eficaz (p. ej., analgésicos opioides para el dolor intenso); suele considerarse poco ético privar a los participantes del estudio del tratamiento administrando un placebo; en estos casos, los grupos controles reciben un tratamiento activo. Como los participantes saben por adelantado que pueden recibir un placebo, el engaño no constituye un problema.

Sin embargo, cuando se administra un placebo en la práctica médica; no se les dice a los pacientes que están recibiendo un tratamiento inactivo. Este engaño es controversial. Algunos médicos argumentan que a primera vista no es ético y que, si son descubiertos, se puede dañar la relación médico-paciente. Otros sugieren que es menos ético no dar nada para hacer que los pacientes se sientan mejor. Además, la administración de un tratamiento activo únicamente por su efecto placebo puede ser considerado no ético porque expone a los pacientes a efectos adversos reales (por oposición a los efectos adversos nocebos).

No todos responden a los placebos, y no es posible predecir quién responderá; se han postulado teorías acerca de las correlaciones entre las características de personalidad y la respuesta a los placebos, pero no están bien establecidas. Sin embargo, los individuos con una personalidad dependiente que desean agradar a sus médicos es más probable que comuniquen efectos beneficiosos; aquellos con una personalidad histriónica es más probable que no comuniquen ningún efecto, bueno o malo.

 

Referencias: https://www.msdmanuals.com/es/professional/farmacolog%C3%ADa-cl%C3%ADnica/conceptos-farmacoterap%C3%A9uticos/placebos#v1108755_es https://bigthink.com/matt-davis/people-are-knowingly-taking-placebos-and-its-working https://www.sciencedaily.com/releases/2018/09/180912133542.htm?utm_medium=cpc&utm_campaign=ScienceDaily_TMD_1&utm_source=TMD