Inercia clínica en el tratamiento de la diabetes

inercia

Inercia clínica en el tratamiento de la diabetes

14.10.2018

Recientemente se hallaron altas tasas de inercia clínica en un estudio realizado recientemente por Pantalone y colaboradores en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (DMT2) tratados en la Cleveland Clinic.

Dicho estudio analizó los registros de 7389 pacientes; que habían recibido un régimen estable de dos fármacos antihiperglucemiantes orales durante al menos 6 meses;  para ver si el tratamiento se había intensificado en aquellos pacientes cuyo nivel de hemoglobina A1c (Hgb A1c) estuviera por encima de los niveles objetivo. Entre aquellos con un valor índice de Hgb A1c >= 7 %, 62,9 % ; no mostraron evidencia de que hubieran comenzado a recibir medicamentos adicionales en un plazo de 6 meses. Incluso entre pacientes con una Hgb A1c >=9 %, el 44,4 % no tuvo una intensificación de la terapia.

La inercia clínica implica que el proveedor tiene la culpa cuando el paciente no recibe una intensificación adecuada del tratamiento. Sin embargo, hay numerosos factores relacionados con los médicos, los pacientes y los sistemas que contribuyen a este fenómeno.

Intensificar el tratamiento de la diabetes puede requerir múltiples medicamentos orales e inyectables; monitoreo de la glucosa por punción digital y modificaciones significativas del estilo de vida. A menudo estos pacientes tienen numerosas comorbilidades, que requieren medicamentos adicionales. Estas circunstancias pueden provocar sufrimiento emocional y resistencia a recibir nuevos medicamentos, en especial los inyectables cuyo uso muchos pacientes rechazan inicialmente.

La inercia clínica es la incapacidad de intensificar la terapia adecuadamente cuando no se han cumplido los objetivos de tratamiento, el manejo de problemas asintomáticos tiene particularidades, en ocasiones difíciles de enfrentar. El hecho de que no existan molestias que obliguen o conduzcan a un tratamiento sintomático; o en los que se busque la solución de un riesgo inminente, hace necesario que se tenga que conceptualizar el riesgo a mediano y largo plazo. Esta conceptualización es necesario que se realice tanto por el médico como por el paciente; la responsabilidad de que el paciente lo haga es, cuando menos en parte, del médico.

Referencias: https://www.msdmanuals.com/es/professional/news/editorial/2018/08/10/21/34/clinical-inertia-in-diabetes-care http://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=30855  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28754263