Implementación de energías ultrasónicas en la Medicina

Un procedimiento médico seguro, eficaz y no invasivo.

Implementación de energías ultrasónicas en la Medicina Estética

24.04.2019

Las energías ultrasónicas son aplicadas como parte del ultrasonido focalizado de alta intensidad; mejor conocido como HIFU (por sus siglas en inglés High Intensity Focused Ultrasound). Se trata de un procedimiento médico seguro, eficaz y no invasivo con un probado historial de más de medio siglo en el campo de la Medicina.

Según un articulo publicado en Cosmética Médica; dicho proceso consiste en la aplicación de energía ultrasónica que, enfocado en un solo punto focal, provoca la destrucción celular o necrosis coagulativa mediante la elevación de la temperatura del punto a tratar entre 55-100° C (ablación térmica); con la particularidad de que no afecta los tejidos colindantes. La destrucción celular se produce muy selectivamente y de forma ovalada. Así, por ejemplo; en los transductores más avanzados el volumen del foco llega ser de 2x2x15 mm3.

Por el efecto mecánico y térmico del sistema HIFU, a niveles profundos, las temperaturas pueden alcanzar hasta los 65-70°; produciendo microlesiones que aumentarán la capacidad de regeneración natural de los tejidos. De esta forma, es capaz de alcanzar una profundidad de hasta 4,5 mm, mucho más que los 3 mm de la radiofrecuencia convencional. A diferencia de los sistemas de cavitación, HIFU converge la energía en profundidad de forma selectiva; preservando intactos las capas de la piel más superficiales. Es por ello por lo que se trata de una tecnología segura, pudiéndose aplicar tanto en cualquier foto tipo sin riesgo de lesiones cutáneas.

Además de ser utilizada para el tratamiento de ciertos tumores; la aplicación de HIFU en Medicina Estética representa una nueva y eficiente alternativa tecnológica para el tensado cutáneo y el tratamiento no quirúrgico de la flacidez facial y corporal; mediante la focalización selectiva de la energía ultrasónica. Así como el sistema HIFU es capaz de generar contracción inmediata y neocolagénesis y elastogénesis a mediano plazo; también permite incidir en todos los niveles: epidermis, dermis profunda y SMAS (Superficial Muscular Aponeurotic    System). Se trata de una técnica no invasiva, con todas las ventajas que conlleva tanto para el paciente como para el equipo médico.

Los aparatos de ultrasonidos focalizados de alta intensidad se usan para estimular la producción de colágeno en la piel. También se aplican para:

  • Reducción de arrugas
  • Reducción de bolsas y
  • Firmeza cutánea.
  • Efecto lifting en cara y cuello, sin cirugía.