Exámenes clínicos de evaluación para recién nacidos

Los exámenes clínicos de evaluación

Exámenes clínicos de evaluación para recién nacidos

17.06.2019

Los exámenes clínicos de evaluación que se realizan a los recién nacidos tienen por fin descartar algunos trastornos peligrosos. En algunos casos, letales. Además, muchas veces no se pueden detectar de otra manera en el nacimiento. Muchos de estos son trastornos metabólicos. Interfieren con el uso que el organismo hace de los nutrientes para mantener sanos los tejidos y producir energía.

Según un artículo publicado en KidsHealth, otros trastornos que se pueden detectar por análisis son los problemas con las hormonas o la sangre. Generalmente, los trastornos metabólicos y otros trastornos hereditarios pueden impedir el desarrollo físico y mental normal del bebé. Además, los padres pueden transmitir el gen de un determinado trastorno sin siquiera saber que son portadores.

Con un simple análisis de sangre, los médicos pueden, con frecuencia, determinar si los recién nacidos tienen ciertas afecciones que podrían causarles problemas. Si bien, estas afecciones se consideran raras y la mayoría de los bebés son completamente sanos. Sin embargo, el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado pueden marcar la diferencia entre un problema de por vida y un desarrollo saludable.

Tradicionalmente, las decisiones de cada país acerca de qué exámenes realizar se basaban en una evaluación de los costos y los beneficios. Las consideraciones de «costos» incluyen las siguientes:

  • Riesgo de resultados falsos positivos (y la preocupación que provocan).
  • Disponibilidad de tratamientos conocidos para mejorar la afección.
  • Costos financieros.

No obstante, su mejor estrategia es mantenerse informado. Los análisis en recién nacidos varían de una nación a otra y están sujetos a cambios: en especial debido a los avances tecnológicos. Sin embargo, los trastornos de PKU, hipotiroidismo congénito y galactosemia son los que suelen incluirse en los programas de análisis para recién nacidos.

Proceso de examen

Durante los primeros 2-3 días de vida, pincharán el talón al bebé para tomar una pequeña muestra de sangre a fin de analizarla. La mayoría de los estados cuentan con un laboratorio estatal o regional para realizar los análisis, aunque algunos recurren a laboratorios privados.

Se suele recomendar tomar la muestra después de las primeras 24 horas de vida. Algunos análisis, como el de PKU, no serán tan efectivos si se realizan demasiado pronto después del nacimiento. Sin embargo, las madres y los recién nacidos suelen ser dados de alta en un día. Es por ello, que es posible que a algunos bebés se les haga el análisis dentro de las primeras 24 horas. Si ocurre esto, los expertos recomiendan tomar otra muestra 1 o 2 semanas más tarde, como máximo. Es sumamente importante volver a realizar el análisis de PKU para obtener resultados precisos. Algunos estados realizan 2 análisis por rutina a todos los bebés.