El sarampión, enfermedad infecciosa viral aguda mortal

Sarampión

El sarampión, enfermedad infecciosa viral aguda mortal

06.09.2018

El sarampión es una enfermedad infecciosa viral aguda. Las referencias al sarampión se pueden encontrar ya desde el siglo séptimo. La enfermedad fue descrita por el médico persa Rhazes en el siglo X como más temible que la viruela. Aproximadamente el 30% de los casos de sarampión informados tienen una o más complicaciones. Las complicaciones son más comunes entre los niños menores de 5 años y los adultos de 20 años o más.

Actualmente a nivel mundial sigue siendo una de las principales causas de muerte en niños pequeños; a pesar de que existe una vacuna segura y eficaz. Se calcula que en 2016 murieron 89.780 personas en todo el mundo por esta causa, la mayoría de ellas menores de 5 años. El virus infecta el tracto respiratorio y se extiende al resto del organismo.

Las mujeres embarazadas sin vacunar también constituyen un importante grupo de riesgo. Se trata de una enfermedad humana que no afecta a los animales. Sin embargo, puede infectarse cualquier persona que no esté inmunizada (es decir, que no haya sido vacunada y no haya sufrido la enfermedad).

El sarampión sigue siendo frecuente en muchos países en desarrollo, sobre todo en algunas zonas de África y Asia. La abrumadora mayoría (más del 95%) de las muertes se registran en países con bajos ingresos per cápita e infraestructura sanitaria deficiente. Los brotes de sarampión pueden ser especialmente mortales en países que estén sufriendo desastres naturales o conflictos, o recuperándose de ellos.

Los daños a la infraestructura sanitaria y a los servicios de salud interrumpen la inmunización sistemática, y el hacinamiento en los campamentos de refugiados y desplazados internos aumenta mucho el riesgo de infección.

La vacuna contra el sarampión, que se viene utilizando desde hace más de 50 años, es segura, eficaz y barata. Suele juntarse con las vacunas contra la rubéola y/o la parotiditis. Su eficacia es similar tanto si se administra aisladamente como si se combina con estas vacunas.

La OMS continuará reforzando la red mundial de laboratorios para garantizar el diagnóstico rápido del sarampión y hacer un seguimiento de la propagación internacional de los virus que lo causan, a fin de coordinar mejor las actividades de vacunación y reducir la mortalidad por esta enfermedad, que se puede prevenir mediante una vacuna.

 

Referencias: http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/measles https://www.cdc.gov/vaccines/pubs/pinkbook/meas.html#complications