El MM como acumulación de células plasmáticas

Una acumulación de células plasmáticas

El MM como acumulación de células plasmáticas

27.05.2019

El mieloma múltiple (MM) se caracteriza por la acumulación de células plasmáticas clonales malignas en la médula ósea. Actualmente, la causa es desconocida. En algunos casos puede estar provocado por la radiación, aunque no hay asociación con la radiación terapéutica. De igual forma, se asocia con la exposición a toxinas industriales o agrícolas. Recientes estudios lo han vinculado con los virus, sin embargo, faltan pruebas.

Por otro lado, se han identificado anomalías cromosómicas, comúnmente involucrando al interruptor de la región de cadena pesada de inmunoglobulinas (Ig). Las células tumorales en la médula ósea están soportadas por una población de células estromales no malignas. Estas se encargan de producir citocinas, cuya acción potencia el crecimiento celular del mieloma y previene la apoptosis.

El MM representa casi el 10% de las neoplasias hematológicas. La incidencia anual en el Reino Unido es de 5/100 000. Las personas de raza negra tienen el doble de probabilidad de sufrir esta patología que las personas de raza blanca. También es más frecuente en los hombres más que las mujeres. Según un artículo publicado en IntraMed, la edad media al momento del diagnóstico es de 65 años. La presentación en menores de 40 años ocurre en menos del 3% de los pacientes.

Acumulación de células plasmáticas

Los síntomas en los mielomas múltiples comunes incluyen: dolor óseo y fracturas patológicas, anemia, infecciones recurrentes e hipercalcemia. Además, la mayoría de paciente suelen manifestar insuficiencia renal y sangrados anormales, debido a disfunción plaquetaria. En los casos más severos se incluye el síndrome de hiperviscosidad y la enfermedad amiloide.

Las pruebas más usadas para diagnosticar posibles MM  incluyen: un hemograma completo, la velocidad de sedimentación elevada y la determinación de la hipercalcemia. Además, la electroforesis sérica y las radiografías óseas también suelen emplearse. Por otro lado, el diagnóstico diferencial de una paraproteína sérica maligna incluye: macroglobulinemia de Waldenström, linfoma, leucemia linfocítica crónica, amiloidosis primaria. También contempla la leucemia de células plasmáticas. Mientras que la benigna puede ocasionar, cammapatía monoclonal de significado incierto y SIDA.

El tratamiento para tratar dicha patología puede variar según el estado del paciente al momento del diagnóstico. También se puede incluir la quimioterapia, trasplante autólogo de células madre, trasplante alogénico de células madre,  terapias de mantenimiento. Además, diferentes especialistas sugieren plasmaféresis, cuidados de apoyo y seguimiento psicológico. Por otro lado, la supervivencia media con quimioterapia es de aproximadamente 3 a 5 años.