El médico y sus emociones, percepción con precisión

El médico y sus emociones

El médico y sus emociones, percepción con precisión  

27.10.2018

El médico y sus emociones no han sido abordadas lo suficiente en Medicina. La ciencia muestra que no es un tema de moda sino todo lo contrario es un conjunto de habilidades relacionadas entre sí que implican la capacidad de controlarse a nivel personal, y que tienen que ver con la capacidad de percibir con precisión, así como valorar y expresar emociones personales y generar sentimientos que faciliten el pensamiento y la comprensión de las emociones de los demás.

Se requiere que el médico y sus emociones partan de la inteligencia emocional, entendiendo esta como una habilidad para reconocer y regular las emociones personales y en los demás (Goleman, 2001), de manera que se refiere a una serie de habilidades relacionadas con el éxito en la vida, entre éstas se encuentra el autocontrol, el entusiasmo, la perseverancia y la capacidad para motivarse a sí mismo.

La importancia de que el médico y sus emociones se combinen en este modelo radica en que tengan habilidades mentales (por ejemplo, autoconocimiento emocional) con otras características diferentes como la independencia personal, el optimismo o la felicidad.

Es primordial que el médico y sus emociones se mantengan estables reconociendo los siguientes factores:

  1. Autoconsideración: percepción exacta de uno mismo.
  2. Autoconocimiento emocional: consciencia y entendimiento de las propias emociones.
  3. Asertividad: habilidad para expresar libremente nuestras emociones sin herir los sentimientos de los demás.
  4. Empatía: ser consciente y comprender las emociones de los demás.
  5. Relaciones interpersonales: habilidad para afrontar adecuadamente las situaciones estresantes.
  6. Tolerancia al estrés: habilidad para afrontar adecuadamente las situaciones estresantes.
  7. Control de impulsos: autodominio en el control de conductas impulsivas.
  8. Evaluación fiable: habilidad para validar los propios pensamientos y sentimientos.
  9. Flexibilidad: capacidad de adaptación a condiciones distintas.
  10. Resolución de problemas de naturaleza personal y social, de forma eficaz y positiva.

Por otro lado, es primordial identificar los facilitadores tales como:

  1. Autoactualización: ser consciente de las propias capacidades y utilizarlas.
  2. Independencia: autonomía emocional, autodirección y autocontrol.
  3. Responsabilidad social: para comportarse en las relaciones grupales y sociales con los demás y con el entorno.
  4. Optimismo: para mantener actitudes positivas, incluso en la adversidad.
  5. Felicidad: sentimientos de bienestar subjetivo con la propia vida.

Referencia: http://riem.facmed.unam.mx/node/311