El médico que dignificó el síndrome de Down

Langdon estudió Medicina y dedicó su vida al síndrome de Down.

El médico que dignificó el síndrome de Down

21.02.2019

John Langdon Down; fue el médico que dignificó el síndrome de Down. Langdon estudió Medicina y dedicó su vida a intentar descifrar el síndrome que hoy en día lleva su nombre; el Síndrome de Down.

En la época de 1850 a quien nacía con algún trastorno neurológico se le mantenía encerrado en el cuarto de los criados aislado; privado de educación.  En 1856 Langdon obtuvo su doctorado en Londres. Ahí mismo comenzó a trabajar como director médico en el Royal Earlswood Hospital; uno de los primeros asilos para pacientes con síndromes.

El principal objetivo de estos asilos era aplicar técnicas de terapia ocupacional, para integrar a los pacientes con trastornos en la sociedad.  Se les instruía para poder desempeñar oficios como; zapateros, sastres, carpinteros, granjeros.

Durante su estancia en el hospital de Londres, Langdon por primera vez realizó autopsias a los pacientes fallecidos que padecían del síndrome y examinó más de 100 cerebros en busca de una respuesta a este padecimiento.

El resultado de la examinación fue que todos los pacientes tenían características iguales, entre ellas; cara plana y ancha, ojos colocados oblicuamente y nariz pequeña, lo que más llamó la atención fue la forma de la lengua; más gruesa de lo normal (macroglosia). El investigador detectó que esta característica interfería en el habla.

A este nuevo conjunto de síntomas le llamó por error idiocia mongoloide. Estudios influenciados por las teorías de la evolución de Darwin dedujeron que los pacientes con este síndrome a los que estaba describiendo eran parecidos a los mongoles; nómadas de la región central de Mongolia.

Tras la muerte del Dr. Langdon sus dos hijos; Reginald y Percival Down, continuaron la investigación de su padre, en especial Reginald quien añadió una característica más la descripción del síndrome: el pliegue transversal único en la palma de las manos.

Referencia: https://arqueologiadelamedicina.com/2017/04/05/8849/