El médico del futuro y el médico que queremos

Médicos

El médico del futuro y el médico que queremos

07.01.2019

El médico del futuro y el médico que queremos dependen de varios factores; por ejemplo, los valores del galeno y su profesionalismo. Es necesario la recuperación de los valores de profesional de la salud. Los cuales por nombrar algunos son el compromiso, altruismo, disciplina, eficiencia y comunicación con el paciente.

Así mismo, es necesario que el galeno tenga una participación más activa en la ordenación de la profesión. Así lo ha anunciado la Organización Médico Colegial (OMC) al percibir de manera general un descontento y desmotivación entre los médicos.

En el 2008 se llevó a cabo un estudio, liderado por el Dr. Helios Pardell Alentà, perteneciente a la Fundación para la Educación Médica. Este especialista aconseja que debe existir un equilibrio en las características del galeno. Se trata de ampliarlas con elementos competenciales y actitudinales complementarios, en función de las tendencias más actuales.

Señala que el perfil del médico será genérico y susceptible a las diversas especificaciones como:

  1. Tratar enfermos, no enfermedades. Adaptará las entidades nosológicas a la realidad del paciente y lo involucrará en el tratamiento de su enfermedad.
  2. Se muestre con actitud crítica. Primará ayudar al paciente antes que construir un discurso racional sobre su enfermedad.
  3. Comunicador y empático. Adaptará los protocolos adecuadamente a cada caso.
  4. Responsable individual y socialmente. Debe saber involucrar al paciente en la toma de decisiones conjuntas.
  5. Que tome buenas decisiones para el paciente y para el sistema.
  6. Líder del equipo asistencial.
  7. Competente, efectivo y seguro. Debe ser capaz de ayudar a los pacientes a superar sus temores existenciales.
  8. Honrado y confiable.
  9. Comprometido con el paciente y con la organización.
  10. Un médico que vive los valores del profesionalismo debe vivir plenamente el ideario profesional.

Finalmente señala que el profesional deberá ser más cercano y preocupado por el paciente. Asimismo, tiene que ser capaz de gestionar y resolver conflictos y situaciones consustanciales con su labor profesional.

 

Referencia: http://www.elsevier.es/es-revista-medicina-familia-semergen-40-pdf-S1138359309731053