El inicio del cáncer en la historia médica

El inicio del cáncer

El inicio del cáncer en la historia médica

13.06.2019

De acuerdo con un artículo de HiperTextual, el inicio del cáncer se remonta al año 1.600 a.C. Hay científicos que mencionan que dicha enfermedad es tan vieja como la humanidad. Sin embargo, los primeros casos clínicos se encontraron en el papiro de Edwin Smith; un documento histórico que recogió detalles sobre esta patología.

Perteneciente a la época de la dinastía XVII, fue hallado y adquirido por el comerciante Edwin Smith en 1862. Actualmente se encuentra  en la Academia de Medicina de Nueva York, aunque no es el único vestigio egipcio donde se describe el cáncer. También existe el papiro George Ebers, considerado como uno de los tratados médicos más antiguos. Este recopila algunos detalles sobre posibles casos de cáncer de mama y cáncer de útero.

Si hay un personaje clave en la historia de la Medicina es sin duda Hipócrates. El griego fue el primero en utilizar el término ‘karkínos’ (καρκίνος) para referirse a ‘úlcera maligna’ o ‘cáncer’. Es curioso, ya que de este concepto también deriva la palabra ‘cangrejo’. Algunos historiadores atribuyen esta similitud entre cangrejo y cáncer a que «los tumores son tan duros como un caparazón». El cáncer también es una enfermedad tenaz, que logra cambiar de localización en el organismo. Incluso algunos casos de cáncer de mama presentan una apariencia similar a las patas de un cangrejo.

La mitología griega también recoge el concepto del cangrejo en la lucha de Heracles contra la Hidra de Lerna. El héroe consigue zafarse del cangrejo enviado por Hera para que le mordiera los pies y le estorbara en la pelea. No consiguió matarle, sino que pudo sobrevivir al ataque del ‘karkínos’. Hoy en día se observa esta batalla en un lécito conservado en el Museo del Louvre (París).

Hasta el siglo XIX, la Medicina se había esforzado en conocer dónde aparecían las masas tumorales y saber cómo poder eliminarlas del organismo. Pero fue Rudolf Virchow el que comprendió por primera vez que la raíz del cáncer se encontraba en nuestras propias células. En 1858, escribió en Diecellulare Pathologie que las bases de cualquier enfermedad debían estudiarse y entenderse a nivel celular. También las del cáncer. Hoy en día su trabajo sigue siendo fundamental. Gran parte de la investigación se centra en comprender qué errores ocurren en nuestras células para que se origine un tumor.