El inicio de la Medicina en la antigua Grecia

La Medicina en la antigua Grecia

El inicio de la Medicina en la antigua Grecia

16.05.2019

La Medicina en la antigua Grecia hace referencia a 2 personajes míticos: Macaón y Podalirio, los 2 primeros médicos griegos. La famosa obra literaria La Ilíada los define como “2 buenos médicos” en el ejército del rey Agamenón. Fueron hijos del famoso Asclepio, quien más tarde sería venerado como dios de la Medicina. También se les consideró como héroes y fueron muy apreciados tanto por su valor guerrero como por su servicial conocimiento quirúrgico. El médico, llamado Iatrós en griego, es en efecto, según Homero, “un hombre que vale por muchos”. Según Homero está calificado socialmente como demioergós, “servidor público”, al igual que el adivino, el maestro carpintero o el recitador de poemas.

La Medicina en el siglo VI

Se trata de un oficio acreditado y se sabe que médicos itinerantes circulaban por la Grecia arcaica. En el siglo VI a.C. se dio a conocer el nombre de un famoso médico viajero, Demócedes de Crotona. Sin embargo, la figura que marca con su magisterio y sus escritos la etapa que es conocida como científica de la medicina griega es la de Hipócrates.  Vivió entre 440 y 360 a.C.

Fundó la escuela profesional que llevaría su nombre, y donde compuso los primeros “tratados hipocráticos”, que son el origen del Corpus hipocrático. Es una variada colección de casi 70 textos médicos que formaron una biblioteca pionera especializada en la teoría y la práctica de la curación. El Corpus recoge y examina, con una perspectiva metódica y racional, numerosos datos sobre enfermedades y aspectos varios del arte médico. Entre estos se encuentran laanatomía, la fisiología, la ginecología,la patología, la epidemiología y la cirugía. En ellos se pone énfasis en la observación minuciosa de los enfermos y sus dolencias. Asimismo,  se atiende mucho a la dieta y el régimen alimenticio.

Según National Geographic, el aprendizaje de la técnica en la Medicina en la antigua Grecia estaba ligado al ’ vínculo entre discípulos y maestros. Esta relación se daba tanto en las escuelas como en la vida profesional. De ahí el interés histórico de un documento como el denominado “juramento hipocrático”. Dicho escrito precisa los deberes del médico para con su maestro y su familia, y, por otro lado, los del médico con los enfermos.