El furúnculo cerebral: diagnóstico y tratamientos

El furúnculo cerebral ocasionado por hongos

El furúnculo cerebral: diagnóstico y tratamientos

15.05.2019

El furúnculo cerebral o mejor conocido como absceso cerebral, deriva de una colección de material purulento en los hemisferios cerebrales. Este material se comporta clínicamente como una masa intracraneal. De acuerdo con especialistas, dicho padecimiento es más frecuente en el sexo masculino. Por otro lado, los agentes aislados más habituales son el estreptococo y el estafilococo, que suelen ser pluribacterianos. Los síntomas principales de un absceso cerebral son cefalea, fiebre, náuseas, vómitos y rigidez de nuca. También puede acompañarse de alteración del nivel de conciencia o crisis convulsivas.

Según un artículo de la Clínica Universidad de Navarra, la entrada de los gérmenes hasta el cerebro puede producirse a través de 3 vías:

  • Diseminación hematógena desde un foco infeccioso distante (nasofaríngeo generalmente).
  • Infección por contigüidad a partir de focos infecciosos de las estructuras craneales adyacentes, como el oído o los senos paranasales.
  • Infección por entrada directa, como ocurre en los traumatismos craneales que causan lesiones profundas.

Las bacterias en el furúnculo cerebral

Las bacterias que se aíslan con mayor frecuencia en los abscesos cerebrales suelen ser las anaerobias. A veces también aparecen mixtas, incluyendo estreptococos y bacteroides anaerobios. Los hongos, protozoos y parásitos también pueden producir infecciones localizadas intracraneales. El diagnóstico del absceso cerebral se efectúa a través de la realización de escáner o tomografía computarizada (TAC), o una resonancia magnética (RMN). Generalmente, se realiza una biopsia con punción de material del absceso para identificar la causa de la infección. Con el resultado de dichas pruebas, los pacientes pueden comenzar a ser tratados antes de tener el diagnóstico microbiológico.

Un examen del sistema nervioso y del cerebro (neurológico) generalmente mostrará signos de aumento de la presión intracraneal. Además, permite constatar problemas con el funcionamiento del cerebro. La presión intracraneal puede aumentar de manera excesiva y comprometer la vida del paciente. La mayoría de los pacientes con un absceso cerebral requieren tratamiento antibiótico y controles periódicos con resonancia magnética o escáner. En algunos pacientes es necesaria una intervención quirúrgica para evacuar la lesión. El tratamiento antibiótico se inicia con una serie de fármacos para tratar los patógenos más frecuentes. El médico tiene en cuenta la edad del paciente y sus antecedentes de enfermedad. Dependiendo de los resultados del cultivo se podrá modificar posteriormente.