El fomento de la iniciativa laboral médica

El fomentomde la iniciativa es una tarea principal del lider.

El fomento de la iniciativa laboral médica

05.04.2019

El fomento de la iniciativa en el sector médico es una herramienta esencial para el desarrollo laboral. Dicho fomento permitirá a los profesionales de la salud trabajar con mayor motivación; no obstante, serán capaces de brindar atención de calidad a los pacientes.

Según un artículo publicado en Saludario; lo  contrario a la iniciativa es consultar todas las tareas laborales siempre con el jefe. Además, estudios han demostrado que, si antes de actuar los colaboradores siempre lo consultan, no están realmente liderando.

La principal tarea que un líder debe realizar al detectar esta situación es establecer sistemas y procesos para evitar supervisar el avance de las tareas y cada movimiento con frecuencia.

Es de vital importancia comprender que todos los colaboradores están expuestos a cometer errores, incluso los mejores profesionales de la salud. Es posible que, si un colaborador toma la iniciativa, el resultado no sea el óptimo. Sin embargo, si fuese este el caso; el líder debe asegurarse del acercamiento proactivo que muestra el equipo, sin restar importancia a la equivocación.

El líder es el principal responsable de reafirmar la fomentación de la iniciativa. Incluso si la retroalimentación es positiva con la proactividad; los colaboradores sienten aversión a los errores. De este modo, el líder debe cimentar en la organización que aun si un proyecto propuesto por un integrante del equipo resultó en desastre, lo más importante son las lecciones que pueden obtenerse de la experiencia.

Existe una razón por la que en el sector médico existe tan poca iniciativa. El trato con los pacientes debe ser delicado para evitar negligencias y denuncias. Sin embargo, hay diversas actividades donde existe espacio para la experimentación. Establece qué elementos están dentro y fuera de las reglas existentes, mismas que podrían ser modificadas bajo un estudio situacional.

Si bien es cierto, los colaboradores no empezarán de un día para otro a proponer proyectos e ideas. El líder debes ser quien fomente las iniciativas mediante la actitud y el discurso. Es importante que  si alguien emprende un proyecto por su cuenta, se elogie  públicamente su proactividad. De esta forma, se marcará la línea a seguir.

La mejor forma de mantener la iniciativa bajo control es a través de la retroalimentación. Es de vital importancia pedir a los colaboradores que hagan documentos donde detallen resultados y esfuerzos de cada proyecto. De esta forma; se podrá monitorear el progreso del personal sin intervenir inmediatamente el líder. Asimismo, es importantes mantener un buen flujo de comunicación; servirá para mostrar cómo encaminar los esfuerzos.