El científico Miguel Servet y su revolucionaria muerte

Dominaba 3 idiomas; el latín, el griego y el hebreo.

El científico Miguel Servet y su revolucionaria muerte

28.03.2019

El científico Miguel Servet fue uno de los médicos más famosos e influyentes del siglo XVI en Ginebra. Servet pretendía pasar inadvertido en su camino hacia Italia; donde pretendía encontrar mayor tolerancia religiosa, pero cometió un error. Tenía curiosidad por escuchar el sermón de Juan Calvino; uno de los padres de la reforma protestante, así que acudió a su iglesia. Ahí fue reconocido y arrestado; dos meses más tarde fue quemado vivo en la hoguera junto a sus libros.

El 27 de octubre de 1553  fue el inicio del debate que condujo al reconocimiento de la libertad de pensamiento y de la libre expresión de las ideas. Aunque cultivó muchos saberes; Servet destacó en Medicina y en Teología hasta que en su deseo de hacer ver al mundo sus descubrimientos, fue quemado en la hoguera, junto a todos sus escritos únicos.

El científico Servet  fue hijo de un notario y descendiente de una familia judeoconversa por parte de su madre; destacó desde pequeño en el dominio del latín, el griego y el hebreo y se convirtió en pupilo de Juan de Quintana, un fraile que llegó a ser confesor y consejero de Carlos V.

Con el conocimiento que solo él tenia y sus contactos obtenidos; comenzó a viajar por toda Europa como parte del séquito imperial, entra en contacto con las ideas de la reforma y con la edad de 20 años; empieza a tener problemas al publicar De Trinitatis Erroribus.

Según un artículo publicado en El Español; Servet huyó a Lyon y adoptó una nueva identidad como Michel de Villeneuve, y comienza a trabajar en una imprenta. En esta etapa comenzó a interesarse por la Medicina, tanto que decide ingresar en 1537 a la Universidad de París para estudiar esta disciplina.

Fue en 1553 y dentro del libro Christianismi Restitutio; cuando publicó su gran hallazgo científico; el recorrido que hace entre el corazón y los pulmones. Era la primera vez que se describía en Occidente, aunque el árabe Ibn Nafis ya lo había descubierto en el siglo XIII.

La tradición hebrea decía que el alma se encuentra en la sangre; pero la Biblia remite a que fue inyectada por Dios al hombre a través de la respiración. Al comprender que el corazón impulsa la sangre para que se oxigene en los pulmones; el aragonés no solo está hablando de Medicina, sino que le da a un sentido teológico a su hallazgo científico.

Servet había estado trabajando junto a Calvino; pero sus ideas eran muy diferentes y la relación se volvió cada vez más tensa, así que es probable que fuese el propio teólogo protestante quien reveló la identidad del autor de la obra. La Inquisición de Lyon recibió cartas como prueba y el aragonés fue arrestado en Viena; pero logró escapar.

Aunque en un primer momento los líderes protestantes aprobaron la ejecución; el rechazo fue absoluto. Solo 2 meses después Calvino tuvo que abandonar Ginebra por ello. Entre los castigos de la herejía estaba la muerte. Servet sin duda había hecho una importante aportación a la Medicina, pero su muerte hizo una mucho más trascendental para la libertad.

Referencia: https://www.abc.es/ciencia/abci-miguel-servet-cientifico-espanol-quemado-veces-hoguera-hereje-201611100157_noticia.html