El aborto espontáneo en las mujeres primerizas

Embarazo

El aborto espontáneo en las mujeres primerizas

El aborto espontáneo en las mujeres primerizas es un suceso cada vez más común. Se dice que una de cada 3 mujeres lo padecen durante el primer trimestre de gestación. Así lo señala la Unidad de Histeroscopia del Hospital del Mar en Barcelona.

El Dr. Sergio Haimovich señala que mediante esta técnica se puede examinar con mayor precisión otras técnicas en el interior del útero y del endometrio. Este procedimiento consiste en introducir un lente (histeroscopio) a través del cuello del útero para visualizar la cavidad uterina.

Esta técnica ofrece mayores respuestas a la mujer. Principalmente permite saber las causas para obtener un mejor resultado reproductivo. Mediante este procedimiento se analiza el embrión. Además, se realiza una biopsia para saber si un aborto natural fue a consecuencia de una alteración genética. También ayuda a conocer si el aborto se produce por una malformación uterina.

En el caso del aborto espontáneo, esta técnica permite ver en que zona del útero estaba implantado el embrión. De esta forma se puede llevar a cabo un raspado solo en esa zona concreta. Así se evita afectar el resto del órgano. Posteriormente se introduce nuevamente la cámara para comprobar que se realizó correctamente. Los médicos evitan de esta forma posibles nuevas consultas o procedimientos para la paciente.

Otro de los beneficios de la histeroscopia es que permite preservar la capacidad reproductiva de la mujer joven con cáncer de endometrio. Esto es posible cuando está en su etapa inicial. Esto se podrá evitar con un tumor superficial. Además, dicho tumor no puede haber perforado más del 50 por ciento de la pared del endometrio.

“En mujeres más jóvenes que quieren ser madres, la histeroscopia permite eliminar el tumor «, explica el dr. Alonso Pacheco. Este ginecólogo explica que se mantiene el tratamiento hasta el embarazo. «Tras el parto», añade, «se les interviene para extraer el útero».