Crea prototipo para rehabilitación física

ITESO

El egresado del ITESO del Doctorado en Ciencias de la Ingeniería; Antonio Rafael Corres Matamoros ha creado durante sus estudios; un equipo de diatermia de radiofrecuencia portable y de bajo costo.

El egresado actualmente labora en CORMAT una empresa mexicana dedicada a la venta; diseño y fabricación de equipo de rehabilitación física y medicina estética. Desde hace más de veinte años Antonio Corres detectó que los pacientes que asistían a su lugar de trabajo; para terapia física en repetidas ocasiones no mejoraban convenientemente o su periodo de recuperación se prolongaba.

El egresado del ITESO tuvo como objetivo principal la elaboración de un equipo de diatermia de radiofrecuencia portable; y de bajo costo que pudiera ayudar a los pacientes a tener un mejor tratamiento para su rehabilitación. Ya que regularmente estos tratamientos con equipos de diatermia; (el calentamiento local de tejidos en una zona del cuerpo; bajo la influencia de un fuerte campo eléctrico o bien magnético) son muy costosos.

Corres Matamoros, egresado del ITESO completó su proyecto cursando el Doctorado en Ciencias de la Ingeniería ;donde ahí mismo anteriormente había estudiado Ingeniería Electrónica; y la Maestría en Electrónica Industrial (predecesora de la Maestría en Diseño Electrónico).

Antonio desde su egreso se ha dedicado a la investigación; de cuál sería el tipo de equipo que auxilien a los pacientes a llevar una terapia completa durante 72 horas continuas. Es por ello por lo que diseñó equipos con componentes comerciales; y en su tesis doctoral realizó la creación de un chip; con controles para poder variar sus rangos de frecuencias y hacerlo más versátil y portable.

Explica el egresado del ITESO que: “la investigación fue integral. Se realizaron un protocolo médico y un prototipo que generara las corrientes y frecuencias que; con mi experiencia previa, sabía que podrían funcionar. Se realizaron las pruebas en un universo de 20 pacientes con dolor espalda baja; que es uno de los más comunes. El prototipo funcionó en disminución de dolor y aumento de elasticidad en pacientes que lo utilizaron”.

Su funcionamiento consta de: colocarse inmediatamente para desinflamar; después de una lesión física donde por medio de una corriente de electrodos al tejido dañado genera calor; mayor vascularización y anti-inflamación en menor tiempo y mejora la cicatrización de tejido blando. Es pequeño; no se retira y se coloca como dos parches y tendría un costo aproximado de mil quinientos pesos.